La visita real a Israel rompe un viejo tabú
La visita real a Israel rompe un viejo tabú

La visita real a Israel rompe un viejo tabú

La noticia de que Su Alteza Real el Príncipe William va a visitar Israel debe ser bienvenida de todo corazón. Se ha roto un viejo tabú en la Foreign Office, solo cuatro meses después de las sumamente cálidas palabras de Theresa May sobre Israel en Lancaster House durante la celebración del centenario de la Declaración Balfour.

 Las visitas reales siempre han sido un pilar central de la diplomacia británica a lo largo de los siglos, y esta es una declaración de que Israel ya no será tratado como la nación paria que durante tanto tiempo ha sido por el Ministerio de Asuntos Exteriores. Por lo tanto, no es una coincidencia que aunque Su Majestad la Reina haya realizado más de 250 visitas oficiales al extranjero a 129 países diferentes durante su reinado, ni ella ni un solo miembro de la familia real británica han visitado Israel en una visita oficial.

Aunque la madre del príncipe Felipe, la princesa Alicia de Grecia, reconocida como “Justa entre las naciones” por albergar a una familia judía en su casa de Atenas durante el Holocausto, fue enterrada en el Monte de los Olivos, el Duque de Edimburgo no fue autorizado por la Foreign Office para visitar su tumba hasta 1994, y luego solo en una visita privada. La visita del Duque de Cambridge, que será oficial, es, por lo tanto, una oportunidad espléndida para enderezar décadas de maltrato a Israel en este sentido.

“Las visitas oficiales se organizan y se toman siguiendo el consejo de la oficina de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth”, explicó un oficial de prensa de la Familia Real cuando el Príncipe Eduardo visitaba Israel en privado, y un portavoz de la Foreign Office respondió que “Israel no es único” en no haber recibido una visita real oficial, porque “Muchos países no han tenido una visita oficial”. Eso podría ser cierto para Burkino Faso y Chad, pero la Foreign Office de alguna manera ha logrado encontrar el tiempo a través de los años para enviar a la Reina a visitas de Estado a Libia, Irán, Sudán, Kuwait, Bahrein, Qatar, los Emiratos Árabes Unidos, Omán , Arabia Saudita, Túnez, Argelia, Marruecos, Jordania y Turquía. Entonces no pudo haber sido por que ella no estaba en el área.

Tal vez Su Majestad no había estado en el trono el tiempo suficiente, en dos tercios de siglo, para que el Ministerio de Asuntos Exteriores le permitiera visitar la única democracia en el Oriente Medio. Al menos ella podría estar segura de una cálida bienvenida en Israel, a diferencia de Marruecos, donde el Rey la mantuvo esperando durante tres horas con calor de 90 grados, o en la reunión de Jefes de Gobierno de la Commonwealth en Uganda, donde ni siquiera habían terminado de construir su hotel.

La prohibición de la Foreign Office de realizar visitas reales a Israel era aún más poderosa por su ausencia de reconocimiento como antisemitismo social en Gran Bretaña. Como un acto de deslegitimación de Israel, este boicot efectivo fue tan serio como otros actos similares, como el boicot académico. Ahora se acabó, y con suerte habrá muchas visitas como la del Príncipe Carlos y la de la Duquesa de Cornualles.

Israel ha existido por más tiempo incluso que el que Su Majestad la Reina ha estado en el trono. Ya era hora de que alguien de estatus en la Casa de Windsor fuera allí. Cuando regrese a Gran Bretaña después de su visita, el Príncipe William podrá contarle al resto de su familia el maravilloso lugar que se habían estado perdiendo de visitar debido a la prohibición impuesta, durante 70 años, por un pequeño grupo de Arabistas de la Foreign Office. Es de esperar que abra la puerta a muchas más visitas de ese tipo, anunciando al mundo cuánto valora Gran Bretaña a su valiente aliado democrático en el Oriente Medio.

 

http://israelnoticias.com

 

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.