Joven rompe con el satanismo y entrega su vida a Cristo
Joven rompe con el satanismo y entrega su vida a Cristo

Joven rompe con el satanismo y entrega su vida a Cristo

Un joven satanista fue transformadopor el poder de Dios, después que se convirtió a Cristo y decidió abandonar esas prácticas ocultistas, en las que estuvo implicado desde los 15 años de edad.

Benedict Atkins comenzó en la adoración del diablo, cuando por casualidad encontró una biblia satánica en la casa de un amigo. Desde entonces estuvo inmerso en las drogas, el alcohol y sexo, lo que llevó su vida al libertinaje y la inmoralidad.

Benedict salió de ese mundo tenebroso cuando conoció la verdad del Evangelio de Cristo y abandonó el satanismo. En una entrevista a la BBC, el ex satanista relató cómo Cristo lo rescató de un pacto diabólico para darle la Salvación. Ahora él es un evangelista y sirve a Dios.

Cuenta, que cuando era niño, solía ir a la iglesia con sus padres cristianos. A pesar de eso, él estaba creciendo con mucha rebeldía. A los 12 años pasó a escuchar música metálica y a consumir alcohol, drogas.

“Ellos siempre están alimentando su ego. Querían siempre estar en primer lugar, sin preocuparse por los demás, es algo solitario”, dijo Benedict. El satanismo se volvió algo muy presente en su vida.

Sus amigos y familiares tenían miedo de él. Benedict perdió muchos amigos. Una noche, él soñó que el diablo le decía: “Vas a terminar los exámenes y después morirás”. Pero cuando llegó la hora, él no murió.

Se dio cuenta que el diablo era un mentiroso. Luego, unos amigos lo invitar a una actividad en la iglesia. Benedict accedió a ir con la única intención de encontrar a las chicas. A pesar de eso, él acabó siendo transformado por el poder de Dios.

Un cristiano se ofreció a orar por él. “Mientras él estaba orando por mí, sentí paz an interior de mi“, recordó Benedict. “Entonces, el hombre me dijo que, aunque crea que no hay esperanza en mi vida, Dios tenía un plan para mí y que Satanás era un mentiroso”.

Desde aquel momento en adelante, experimentó la verdadera libertad y felicidad. Entonces Benedict decidió entregar su vida a Cristo. Él abandonó todas las prácticas pecaminosas y satánicas.

Comenzó a ir a la iglesia con más frecuencia y cada vez más tuvo la sensación de que ese era el lugar al que pertenecía. “A los 20 años conocí a mi es esposa, Sarah, en la iglesia. Ya llevamos tres años casados”, dijo.

Después de terminar la universidad, consiguió un empleo en Londres para trabajar con niños con trastorno del aprendizaje (dislexia) y se unió a una nueva iglesia en esa zona.

Decidió estudiar un curso de estudios bíblicos en la Universidad de Nottingham, debido a que cada vez más jóvenes le pedían consejos en asuntos espirituales. Hoy es pastor de una iglesia local en el este de Londres.

Source: Acontecercristiano.net

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *