A los 104 años, la anciana sigue actuando como obrera: “Me gusta contribuir”
A los 104 años, la anciana sigue actuando como obrera: “Me gusta contribuir”

A los 104 años, la anciana sigue actuando como obrera: “Me gusta contribuir”

A la edad avanzada, María Rosa continúa inspirando a muchos cristianos a mantenerse firmes en el servicio a Dios.

A los 104 años de edad, María Rosa Silva continúa inspirando a muchos cristianos a mantenerse firmes en el servicio a Dios. Miembro de la Iglesia universal, en Salvador, Bahia, la anciana tenía una trayectoria marcada por la dedicación en ayudar a la gente.

Nacida en 1913, en Sergipe, María Rosa se mudó a Bahía a los 67 años de edad y terminó convirtiéndose, tras ser impactada por el mensaje del Evangelio en un programa de televisión. Desde entonces, ella pasó a frecuentar el templo casi todos los días.

Doña María, como es cariñosamente llamada por todos en la iglesia, rápidamente se involucró en la obra y empezó a auxiliar al Grupo Joven, preparando el almuerzo de los jóvenes pastores. En la época, también vendía marmitas en el centro histórico de Salvador y siempre separaba algunas para servir a los evangelistas.

Hoy en día, doña María sigue cocinando en su casa y se preocupa de recibir visitas. Tiene dificultades para moverse por cuenta de la edad avanzada, pero no deja de asistir a las reuniones al menos una vez por semana.

Doña María sigue vistiendo su uniforme de obrera, a los 104 años recién completados el 2 de julio. “Me gusta contribuir, de formar parte de este trabajo. Confío en Dios. Él me ha mantenido viva. A mi Señor dedico mi vida y gratitud “, dijo a Universal.

Considerada la obrera más antigua de Bahía y la más vieja de la Universal, doña María frecuenta actualmente la iglesia liderada por el pastor Joselito Moura, que encara a la anciana como una vencedora.

“Ya hemos visto muchos, a lo largo de los años, desviar de la fe, pero la doña Rosa, hasta hoy, con sus 104 años de edad, permaneció firme. Es muy fuerte ver que, aun pasando muchos años, todavía continúa con su fe intacta. Su historia muestra cómo contribuye con el inicio de la iglesia en Bahía y como siempre estuvo dispuesta a ayudar a los pastores en la época. La señora Rosa es un ejemplo de fe y perseverancia para todos nosotros “, afirmó Moura.

Fuente: Guiame

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.