ALELUYA
ALELUYA

ALELUYA

Puede que usted esté bien familiarizado con esta expresión, pues una obra maestra de la música del siglo XVII, El Mesías de Haendel, contiene un arrobador coro de aleluya. También suele escucharse en muchos eventos de la liturgia religiosa de la cristiandad por todo el mundo. Sea como sea, usted tal vez la use como una expresión suprema de alegría y gratitud por algún acontecimiento acaecido en su propia vida, sea de carácter religioso o seglar. Sin embargo, ¿conoce su origen y su uso correcto? Veamos.

Esta palabra aparece varias veces en la Biblia como una traducción de halelu-yah, que apropiadamente se debe traducir «Alaben a Jah» (una abreviación poética del nombre divino: Jehová). Esta expresión se halla en la apertura de muchos Salmos, como el 111:1, por ejemplo. En las Escrituras Griegas-cristianas (o Nuevo Testamento) se encuentra cuatro veces en Revelación 19:1-6 en relación a la alegría que surge por la destrucción de Babilonia la Grande, la madre de las rameras, el imperio mundial de la religión falsa.

¿Hay razones para alabar a Jehová, como invitan a hacer los Salmos en dónde hallamos la expresión ‘aleluya’
La palabra aleluya, pronunciada “aleluYAH” es el término más antiguo de todos los términos de alabanza. Se usa tanto en el cielo como en la tierra para adorar al Todopoderoso Creador.

“Después de estas cosas, yo oí lo que sonaba como el rugido de una gran multitud en el cielo, gritando: ¡Haleluyah! ¡La victoria, la gloria, el poder de nuestro Elohim! Porque sus juicios son justos y verdaderos. El ha juzgado a la gran ramera, que ha corrompido a la tierra con su prostitución. El ha tomado venganza sobre ella, que tiene la sangre de sus siervos en sus manos. Y una segunda vez ellos dijeron: ¡Haleluyah! ¡El humo de ella sube por siempre y para siempre! Los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes se postraron en tierra y adoraron a YAHWEH que estaba sentado en el trono y dijeron: ¡Amen! ¡Haleluyah! Una voz salió del trono diciendo: ¡Alaben a nuestro Elohim, todos ustedes, sus siervos, ustedes que le temen a El, pequeños y grandiosos! Entonces oí lo que sonaba como una gran multitud, como el estruendo de aguas precipitándose, como grandes destellos de truenos diciendo: ¡Haleluyah! YAHWEH, Elohim del ejército del cielo, ¡ha comenzado su Reino! ¡Gocémonos y alegrémonos!
¡Démosle la gloria! Porque el momento ha llegado para la boda del Cordero. Y su novia se ha preparado a sí misma; lino fino resplandeciente y limpio se le ha dado para vestir.”
(“Lino fino” son las obras justas del pueblo de YAHWEH.) (Revelación/Apocalipsis 19:1-8).
Aleluya es una palabra puramente Hebrea, pero se encuentra en casi todos los idiomas bajo el sol. La primera parte de la palabra, “alelu,” significa: “alaben, celebren o glorifiquen,” es un imperativo. La última parte, “YAH,” es el nombre de Aquel a quien se está alabando. Aleluya, Amen y Amen.

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.