¿Cómo manejar las finanzas en el matrimonio?
¿Cómo manejar las finanzas en el matrimonio?

¿Cómo manejar las finanzas en el matrimonio?

Uno de los temas de mayor complejidad en el matrimonio es el manejo del dinero.

¿Quién lo debe distribuir? ¿Cuánto se invierte? ¿Qué se gasta? Esto entre otras preguntas. Y si a este escenario le involucramos que la mayoría de matrimonios, al momento de unirse, ya tienen deudas o cuentas por pagar, entonces, ¿cómo debemos manejar la provisión que Dios da al hogar?

Principios bíblicos para entender

1- Hageo 2:8: “Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.” Entendiendo que Dios es el dueño y Señor de todo lo creado, y específicamente del oro y la plata, del cual habla el versículo de Hageo, vemos que nosotros no somos dueños, sino mayordomos o administradores de lo que Dios provee para nuestro hogar.

2- Hebreos 13:5: “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré.” Resulta muy fácil convertir al dinero en un dios, y los ídolos llevan los hogares a la decadencia; por lo tanto debemos darle el lugar que le corresponde y entendamos que Dios, como Padre, nos da la promesa de nunca abandonarnos.

3- Efesios 6:5-9: “Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo; no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor, sea siervo o sea libre. Y vosotros, amos, haced con ellos lo mismo, dejando las amenazas, sabiendo que el Señor de ellos y vuestro está en los cielos, y que para él no hay acepción de personas.” Dios nos enseña que debemos trabajar para el hombre como si trabajáramos para Dios, no queriendo agradar al hombre si no a Dios.

4- Proverbios 22:7: “El rico se enseñorea de los pobres, y el que toma prestado es siervo del que presta.” Cuando tenemos deudas nos convertimos en esclavos de nuestros acreedores. Dios nos quiere libres y por tal razón debemos pagar nuestras deudas.

5- Proverbios 21:20: “Tesoro precioso y aceite hay en la casa del sabio; mas el hombre insensato todo lo disipa.” Este versículo nos habla de la importancia del ahorro.

6- Proverbios 3:9-10: “Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, tus lagares rebosarán de mosto.” Debemos dar nuestro diezmo y ofrenda, Dios bendice la obediencia y además promete la provisión para nuestro hogar.

Nuestro plan familiar Luego de leer los principios bíblicos, aún nos seguimos preguntando: ¿quién va a manejar el dinero? ¿o cuánto debemos aportar al hogar? Ése no es un tema del que se ocupe Dios. Por el contrario, Él nos da libre albedrío, es decir, las finanzas son un tema de planificar, administrar y de oración familiar; es un tema que compete tanto a los padres como a los hijos, y por tal motivo todos en el hogar somos parte de este plan.

Si logramos entender que el dinero representa una bendición de Dios, y por ende la provisión para el hogar, le damos el lugar que le corresponde, y podremos realizar una mejor administración de este recurso.

Y si ya existen deudas en nuestro hogar… Uno de los principios precisamente es no tener deudas, debido a que espiritualmente cuando le debemos a alguien nos hacemos esclavos de nuestro prestamista.

¿Quién quiere eso? Lo primero que debemos hacer es un listado de las inversiones fijas del hogar, tales como servicios domiciliarios, cuota del apartamento o casa, cuota del carro, transportes, alimentación, colegio de los hijos, en fin: listar todas aquellas obligaciones de las cuales ya somos responsables.

Se preguntaran porque le llamamos inversiones y no gastos. Es por una sencilla razón: las cosas que listamos anteriormente proporcionan la calidad de vida que nos damos y de las cuales no podemos prescindir. Los gastos representan todas aquellas compras espontáneas, que también deben ser tenidas en cuenta a la hora de planificar el dinero en el hogar. Y por último, las obligaciones financieras como el pago de tarjetas de crédito y el ahorro.

Como vemos, la suma de las inversiones, gastos, obligaciones financieras y ahorro, no deben superar los ingresos del hogar.

Al realizar dicho ejercicio veremos con claridad cómo estamos manejando nuestras finanzas. Por último y como consejo, no se endeude con tarjetas de crédito. Si desea comprar algo, ahorre, y hasta tanto no tenga el dinero, no lo compre, le sale mucho más barato.

Por otro lado, si ve que tiene muchas deudas, comience a ponerse metas de pago iniciando por las deudas más pequeñas, y en la medida que se va liberando dinero se van realizando pagos adicionales a las demás deudas de tal forma que se haga más rápido el pago total.

Milena Varón y Jaime Garzón – Ing. Catastrales y Geodestas – Bogotá (Colombia)

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.