Como Salir de Compras con Tus Hijos Pequeños y no Perder tu Santidad
Como Salir de Compras con Tus Hijos Pequeños y no Perder tu Santidad

Como Salir de Compras con Tus Hijos Pequeños y no Perder tu Santidad

Me han preguntado varias veces que hago con mis hijos (SON CINCO!!) para que se comporten tan bien en público, es decir, permanecer en el carrito o caminar cerca de mí, mantener las manos quietas, no pedir cosas, no correr en el supermercado, etc.

Cuando vas al supermercado y ves a un niño de pie en el carrito gritando, “QUIERO ESTE JUGUETE!!!”, no solamente estás viendo a un niño que ha perdido el auto-control sino también a una mamá que ha perdido el control de su hijo. Si se porta así fuera de casa….seguramente es mucho peor en la casa.

Por las dudas no digo que esto nunca me ha pasado. Creo que puede pasar con nuestros chicos una o dos veces en la vida cuando son muy pequeños pero no debe ser lo normal. Pero tristemente para muchas mamás, el problema es tan grave que ni pueden llevar a sus hijos a un lugar donde se ven cosas para comprar! No tiene que ser así.

Uno de los errores más grandes que he visto en las madres jóvenes a tomar es el soborno. Mamá pone algo en el carrito para el niño, pero “sólo si se porta bien.”. El niño puede o no puede ser lo suficientemente “bueno” como para obtener el premio al final del tiempo de compras. Pero lamentablemente si no se porta bien, igual va a obtener el juguete, porque va a empezar con los gritos cuando lo quieras guardar. Y todos sabemos que cuando un niño empieza a gritar en la fila le vas a dar porque hay otras mamás allí mirando lo que vas a hacer.

Es por eso que cada vez que salgas con un niño de compras, siempre ten en mano un nuevo juguete. (Gracias a Dios que me dio 5 hijos porque si viviera yo este método de “hacerles portarse bien” estaría en bancarrota!) J

El otro error que hacemos es amenazar… y nada más. “Si no te portas bien, te voy a (insertar alguna consecuencia aquí) cuando lleguemos a casa.” No puedes efectivamente amenazar a un niño de 3 años, porque los chicos de este edad solo piensan en el momento. No pueden captar lo que va a pasar si se olvida y empieza a gritar por algo o quiere correr por la calle. Y si se porta mal, ¿qué pasa? Una vez que llegan a casa, el niño lo ha olvidado y….también, la mamá. No puedes cumplir tu palabra, y tu hijo va a aprender esto. Tus amenazas son nada más que amenazas. Nunca se cumplen.

¿Cómo das las reglas cuando salen? “No estar de pie en el carro.” “No huir de la mamá.” “No tocar la mercadería.” Una lista de reglas sin fin! Estas son todas muy buenas reglas, y me gustan, pero siempre van a encontrar algo que NO deben hacer que no pensaste. Lo que hago en cambio, es decirle al niño lo que debe hacer. Es mucho más simple. Cada niño sabe sólo tres cosas:

1. Dónde debe estar.

2. Controlarse a sí mismo. Las manos, los pies, y las voces no son bienvenidos en los espacios de otras personas..

3. No va a obtener nada de lo que no está en mi lista de compras. ( Por las dudas, puedes y debes de vez en cuando escribir algo como “caramelos, helado, nueva pelota, etc.”. No tienes que ser tacaño tampoco.

Algo que hacemos mucho es “actuar”, especialmente con chicos pequeños. Mis hijos más grandes me ayudan con el drama. En casa, practicamos lo que hacemos fuera de casa. Por ejemplo, yo le digo a Alexa, “Vamos de compras. Aquí está mi lista. No podemos comprar nada más de lo que está en esta lista, así que no me puedes pedir nada, ¿me entiendes?….Ahora, ¿donde tienes que quedarte?” (Todavía se sienta en el carrito o tiene que caminar con una de sus hermanas – o como se ven en la foto, esto solo pasa cuando va su papá!! No me atrevo usar estos carritos en el súper!) Y así practicamos. Todo es un “juego” pero está aprendiendo. También, practicamos como debe ser nuestra actitud cuando nos dicen, “No.” Por las dudas que Alexa me pregunta, “¿Me das este juguete?” y le digo que no, debería decir, “Bueno, está bien.” con una buena actitud y no pedir más. Actuamos este escenario mucho también. Ah, la vida egoísta de los niños de 3 años.

El comportamiento en casa de un niño nunca es mejor que su comportamiento en público. Trabaja más en privado para que los tiempos de salida puedan ser lindos y no una pesadilla.

mujeresvirtuosas.wordpress.com

Post source : mujeresvirtuosas.wordpress.com

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.