El “genocidio” de la memoria judía globalizado por UNESCO
El “genocidio” de la memoria judía globalizado por UNESCO

El “genocidio” de la memoria judía globalizado por UNESCO

Miércoles, 21 de octubre de 2015, un nuevo paso hacia la negación del Holocausto fue aprobado por la UNESCO, que decidió volver a escribir la historia, falsificando el pasado del pueblo judío, y convirtiendo a los patriarcas y profetas de Israel en pastores del Islam.

Se supone que UNESCO debe promover la educación, la ciencia y la cultura desde el 16 de noviembre de 1945, para que los genocidios de la Segunda Guerra Mundial sean solamente un mal recuerdo.

Su objetivo es contribuir a la paz mediante la promoción de la colaboración entre las naciones, independientemente de la religión. Pero esta triste rama de la ONU votó y aprobó una moción sin sentido, revisionista, presentada por seis países árabes en nombre de “Palestina”.

Los nombres de los depositarios de la moción que piden que Israel retire de inmediato la Cueva de los Patriarcas y la Tumba de Raquel de la lista de sitios de patrimonio judío no son otros que Argelia, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Marruecos y Túnez. Todos “amigos” de Israel.

Formulo aquí un deseo piadoso y espero que ningún judío vaya a una peregrinación en estos países antisemitas y, por cierto, tan poco inclinados a ayudar a sus pobres hermanos en Siria y Libia.

Los nombres de los países que votaron contra la moción también merecen ser citados:

EE.UU., Gran Bretaña, los Países Bajos, Estonia y la República Checa.

Francia, por su parte, y como de costumbre, se abstuvo con valentía, sin embargo, cediendo a un atavismo colaboracionista que se pega a la piel y avergüenza a esos millones de la resistencia francesa que luchan contra la islamización de su espacio nacional.

De repente suenan en mis oídos unas palabras: “Lucharé por que un día los palestinos tengan un Estado, igual que luché para hacerlos entrar en UNESCO“.

Sarkozy gracias!

Pero la UNESCO ha hecho exactamente lo contrario del objetivo asignado por la Carta de las Naciones Unidas: ha transformado oficialmente el conflicto entre israelíes y palestinos en una confrontación religiosa ya ensangrentada por la sangre de los ciudadanos israelíes asesinados a cuchillo por los mismos palestinos que prohíben a los judíos pisar el Monte del Templo.

La UNESCO se ha convertido en el ejecutor oficial de una obra revisionista baja, y ha comenzado un proceso “genocida” global de la memoria judía.

¿Por qué vil razonamiento han podido convertir al Islam lugares judíos trimilenarios, mientras que el Islam apenas nació en Arabia en el siglo VII , bajo la dirección del Profeta Muhammad?

¿El número de musulmanes, estimado en 1,6 mil millones, o 23.4% de la población mundial, no era suficiente para la UNESCO? Es cierto que la palabra “Islam” significa “sumisión”, pero de sumisión a rendición, hay un paso.

Abraham, Isaac y Jacob y sus esposas, Sara, Rebeca y Lea no eran musulmanas porque el Islam no existía
¡No! Abraham, Isaac y Jacob y sus esposas, Sara, Rebeca y Lea no eran musulmanes porque el Islam no existía entonces, y sus tumbas se encuentran en Hebrón, cuyas colinas (¡pero pocas personas lo saben!) contienen también las bóvedas de Rut la moabita, bisabuela del rey David y Jesse, el padre de este último.

Por otra parte, la tumba de José (Yusuf en árabe, Sura 12 del mismo nombre) muchas veces quemada e islamizada en mezquita, situada en Naplusa la Siquem bíblica es conocida en el Corán. Pero este no hace absolutamente ninguna mención de Raquel, esposa de Jacob y madre de José, y menos aún de su tumba en Belén, lugar sagrado del judaísmo (¡y el cristianismo!).

Estamos presenciando el surgimiento de una nueva forma global de negacionismo, porque muy difícil de alcanzar legalmente porque se encierra en el campo de la criminalización explícita.

Antes de escribir este artículo, esto es lo que escribió Pnina, una amiga de Jerusalem:

“Hago un llamamiento a todos los abogados internacionales a que se ocupen desde ahora de nuestra identidad judía e impidan una vez más que las mentiras de hoy se conviertan en verdades del mañana!

¡Debéis presentar una denuncia contra el voto de la UNESCO y decir NO a la falsificación de la historia! ¡NO al revisionismo institucional, no al genocidio de la memoria judía!”.

¡Distinguidos juristas! Con sus plumas, esta negación implícita e institucional ya constituye una incitación al odio racial y una llamada a los crímenes contra judíos …

[Nota del editor: el derecho internacional establece que no se puede presentar una queja contra la ONU y sus diversas ramas]

Fuente: http://www.enlacejudio.com/

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.