Organización creada por líderes cristianos ayuda a las empresas y otros profesionales a llevar a cabo sus funciones en colaboración con Dios.

El ambiente de trabajo es donde los cristianos pasan la mayor parte de su tiempo y tienen la mayor oportunidad de influir en la vida de otros. Por lo tanto, la Sociedad Internacional de Sociedades de Cristo (FCCI, por sus siglas en Inglés) vino a ayudar a empresarios cristianos y otros profesionales a llevar a cabo sus funciones en colaboración con Dios.

Terence Chatmon, presidente de la organización, evaluó la necesidad de este tipo de movimiento en el mercado laboral a través de la influencia potencial de la fe. “Hay más de 5 millones de iglesias en el mundo, pero hay más de 90 millones de empresas en el mundo,” dijo Chatmon CBN News.

“Si nos fijamos en la vida de Jesús, verá que habló con la gente en el mercado. Las parábolas que enseñó eran parábolas del mercado”, dice Bobby Mitchell, fundador y director de la FCCI.

Mitchell dice que Dios ve como importante el trabajo, en hebreo, la misma palabra se utiliza para definir dos áreas. ” ‘Avodá’ es la palabra hebrea para el trabajo y el culto”, dijo Mitchell, quien añadió que esta es la gran visión que lleva FCCI.

Aunque la organización anima a los empresarios a aplicar las verdades bíblicas en sus negocios, Mitchell dice que los líderes no pueden obligar a sus empleados a seguir a Jesús.

“Si quieren aceptar a Cristo es grande y vamos a animar a ello, pero nunca pueden presionarlos para hacer esto”, dijo Mitchell.

“Dios es el dueño de su negocio, que se encuentra en cada rincón de su oficina,” dice Chatmon. “Si todas las decisiones se toman en Dios, vemos que la oración es el alma de cada decisión que tomen, ya sean pequeñas, medianas o grandes.”

La FCCI comenzó con Mitchell con la intención de conducir su negocio con integridad. Luego pasó a reunirse con otro negocio cristiano en la ciudad de Atlanta, Georgia (EE.UU.) en 1977. En conjunto, querían averiguar cómo Jesús conduciría a un acuerdo.

Hoy en día, los empresarios de más de 139 países reciben directrices FCCI a través de vídeos, materiales y estudios de casos. Además, los líderes se reúnen semanalmente en grupos pequeños. “Es una oportunidad para hablar acerca de los problemas y retos reales de negocio,” dice Chatmon.

Según Mitchell, los empresarios de la organización quieren honrar a Dios y, por tanto, están abiertos a correcciones necesarias. “Todo se reduce a una pregunta: ¿cómo se puede operar un negocio que da gloria al Padre?,” añade Chatmon.

Si usted siente que su vida profesional y su vida de cristiana no encajan, Mitchell sugiere que escoja por su vida cristiana. “Tenemos que ponernos de pie y ser verdaderos cristianos”, insiste. “Esto sucede fuera de la iglesia. Allí donde Dios te ha plantado, necesitas florecer.”

Related posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.