TRAS 24 AÑOS DE ORACIÓN DE SU ESPOSA, HOMBRE DE 101 AÑOS SE CONVIERTE A CRISTO

Después de negarse a Cristo tantas veces, un hombre se convierte al Evangelio a la edad de 101 años gracias a la oración constante de su esposa que jamás dejó de confiar en el Señor durante 24 años.

“El diablo me decía que nunca va a suceder”, dijo Lou Warshaw, admitiendo los tiempos en que su fe fue probada. “Pero seguí creyendo que Dios iba hacer algo”.

Sin embargo, ella nunca le obligó a nada a George, solo le demostró su amor cristiano y oró para que un día él conociera verdaderamente a Cristo. Pasaron los años él enfermó y fue internado en el  centro Veterans Affairs Nursing.

Cada vez que Lou  iba a visitarlo oraba por él junto a otros hermanos y se unián en intercesión. Hasta que un día le hablaron de tener una relación con Dios entonces George acepto a Cristo. Semanas más tarde se recuperó y meses más tarde logró bautizarse.

Definitivamente, Lou es un ejemplo perfecto de un seguidor de Jesucristo al obedecer los mandamientos de Dios, incluso cuando la situación parece sin esperanza. Desde su conversión y bautismo, Lou y George leen la Biblia cuando están juntos. “Él no puede ver bien más, así que yo le leo la Biblia durante mucho tiempo cuando estoy con él”, dijo Lou. “Yo realmente no sabía que le encantaría escuchar la Biblia tanto como él lo hace. Es como que tiene un hambre de ella.”

“Ella oró por él durante años y vivió una vida cristiana excepcional frente a él”. “Es una gran lección a ser persistentes en la oración y dar testimonio de ello. Y no hay que subestimar a vivir como Cristo frente a los miembros de su familia. Nunca se sabe el impacto que su vida va a tener sobre ellos”, dijo su pastor Brooks.

Fuente: christiantelegraphDespués de negarse a Cristo tantas veces, un hombre se convierte al Evangelio a la edad de 101 años gracias a la oración constante de su esposa que jamás dejó de confiar en el Señor durante 24 años.

“El diablo me decía que nunca va a suceder”, dijo Lou Warshaw, admitiendo los tiempos en que su fe fue probada. “Pero seguí creyendo que Dios iba hacer algo”.

Sin embargo, ella nunca le obligó a nada a George, solo le demostró su amor cristiano y oró para que un día él conociera verdaderamente a Cristo. Pasaron los años él enfermó y fue internado en el  centro Veterans Affairs Nursing.

Cada vez que Lou  iba a visitarlo oraba por él junto a otros hermanos y se unián en intercesión. Hasta que un día le hablaron de tener una relación con Dios entonces George acepto a Cristo. Semanas más tarde se recuperó y meses más tarde logró bautizarse.

Definitivamente, Lou es un ejemplo perfecto de un seguidor de Jesucristo al obedecer los mandamientos de Dios, incluso cuando la situación parece sin esperanza. Desde su conversión y bautismo, Lou y George leen la Biblia cuando están juntos. “Él no puede ver bien más, así que yo le leo la Biblia durante mucho tiempo cuando estoy con él”, dijo Lou. “Yo realmente no sabía que le encantaría escuchar la Biblia tanto como él lo hace. Es como que tiene un hambre de ella.”

“Ella oró por él durante años y vivió una vida cristiana excepcional frente a él”. “Es una gran lección a ser persistentes en la oración y dar testimonio de ello. Y no hay que subestimar a vivir como Cristo frente a los miembros de su familia. Nunca se sabe el impacto que su vida va a tener sobre ellos”, dijo su pastor Brooks.

Fuente: christiantelegraph

Related posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.