ES NAVIDAD EN MI PAÍS
ES NAVIDAD EN MI PAÍS

ES NAVIDAD EN MI PAÍS

Acercándose el 25 de diciembre, día más esperado para muchos en mi país, me invita a reflexionar en el sentido de la Navidad. Es hermoso ver cómo las familias y vecinos se reúnen para celebrar el nacimiento de Jesús, aunque culturalmente se ha enseñado, hay quienes lo celebran sin conciencia, como los que celebran días feriados sin saber las razones. Pero el caso es, ¡celebran la Natividad!

Cuando nos ponemos los lentes bíblicos y hacemos un énfasis en la obra del Nuevo Testamento, vemos que los cuatro evangelios (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) presentan la vida y obra de Jesus; ¡ese es el propósito fundamental! Pero solo dos de ellos revelan con intensidad y detalle el relato de su nacimiento en Belén de Judea (Mt. 1-2:23; Lc. 1:5-2:52). Esto nos permite analizar las diversas tendencias teológicas en las iglesias y abren paso a un gran entendimiento de los desafíos de los primeros evangelistas cristianos.

¡Te cuento un bochinche bíblico! Mateo ni Lucas estuvieron ahí cuando María pujó al niño Jesús. El relato en ambos libros nacen primeramente por las tradiciones orales, por diversos grupos de creyentes y, posteriormente fue interpretado y redactado en narraciones que utilizaron Mateo y Lucas. Lo hermoso es que ellos tampoco se sentaron juntos en la biblioteca del imperio romano a escribir, ambos fueron inspirados por el mismo Dios en diferentes momentos y lugares. Pero vemos el énfasis en ambas narraciones, ¡ha nacido en Belén el salvador del mundo!

“Hoy les ha nacido en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor.”
‭‭Lucas‬ ‭2:11‬ ‭NVI‬‬

Quiero enfatizar algo que ambos exponen; el entorno de humildad que rodeó el nacimiento de Jesús, respecto al evangelio de Lucas, los ángeles de Dios se revelaron el primer lugar a los pastores en el campo, y no al rey de turno (Herodes, quien quería matar al niño Jesús), no había un lugar adecuado para la familia en la ciudad; el salvador, sí, el rey Jesús, nació en un pesebre, junto con un olor a oveja y animales agrícolas, los sabios de Oriente (tradicionalmente conocidos como los Reyes Magos) llegaron al pesebre y no al palacio del rey Herodes. ¡Esto pone en manifiesto el verdadero sentido de la Navidad! Dios humilla a la gente soberbia, orgullosa y arrogante, mientras afirma la humildad de la gente sencilla (Lc. 1:46-55). Este es el punto focal de estas líneas, celebremos, pero en humildad. La celebración del nacimiento de Jesús, tiene que ser en un ambiente de humildad, armonía, paz, gozo, sobriedad y amor. Recordemos que la humildad forma parte del carácter de quién celebramos en esta época, ¡Cristo Jesús!

Por: Peter Rivera Jr

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.