Franco Armani; el arquero argentino que atribuye sus éxitos a Dios
Franco Armani; el arquero argentino que atribuye sus éxitos a Dios

Franco Armani; el arquero argentino que atribuye sus éxitos a Dios

La exitosa carrera del guardametas de River estuvo influenciada por su fe en Dios.

En 2012, a los 26 años, Armani llevaba dos años en Atlético Nacional, donde había disputado muy pocos partidos. Por ese motivo, Franco le planteó al técnico del club colombiano, Juan Osorio, que tenía la oportunidad de volver al Deportivo Merlo y le interesaba porque en Atlético era segundo y hasta tercer arquero, siempre detrás del argentino Gastón Pezzutti, el titular.

Su entrenador accedió e iba a liberarlo, pero sucedió lo inesperado. Atlético jugaba la final de la Superliga ante Junior y a los 11 minutos se lesionó Pezzutti y entró Armani. Tuvo un buen partido y salió campeón, pero el arquero argentino sufrió una rotura de ligamentos cruzados. Tenía que quedarse en Colombia y comenzaba un proceso difícil en la vida del jugador.

“Estuve muy mal durante la recuperación. Me levantaba y no quería ir al club. Llegaba y me acostaba en la camilla a dormir. Pensaba que no iba a volver a jugar al fútbol. Me miraba la rodilla y sentía que no iba a volver a ser el de antes; que no podría tirarme y volar más”, recordó Armani a El Gráfico en una entrevista sobre aquella lesión.

Su esposa, Daniela Rendón, fue clave en la recuperación del arquero. Proveniente de una familia cristiana evangélica, comenzó a llevar a Franco a la Iglesia cristiana, a la cual se aferró en aquellos tiempos de la rotura de ligamentos.

“Mi esposa es muy creyente. Al lesionarme estaba muy triste y ella me llevó a una iglesia cristianaMe sentí muy bien y me empecé a aferrar a Dios, a creer en él y mi carrera comenzó a crecer. Volví a atajar, conseguí muchos títulos y hoy en día sigo aferrado a Dios”, relató Armani en TyC Sports.

Asistía a la Iglesia los miércoles y domingos junto a su esposa. Uno de esos días, el pastor lo llamó aparte y le dijo: “Dios te va a levantar, a partir de ahora te vendrán los éxitos”.

Armani volvió a jugar, se ganó la titularidad y se convirtió en ídolo y referente de Nacional de Medellín. Ganó campeonatos, la Copa Libertadores 2015, jugó el Mundial de Clubes. Con 13 títulos se convirtió en el futbolista más ganador de la historia del equipo colombiano. “No creía en Dios, hoy le atribuyo a la Iglesia todo lo que me empezaría a pasar en el fútbol”, aseguró.

“Las cosas pasan por algo. Dios me puso esa lesión para decirme ‘no te vayas de Nacional, que vienen cosas muy buenas para vos’. Fue el camino. Fue Dios el me llevó a conseguir todo, a la posición en la que estoy. Dios tenía algo para mí”, describió Armani, un hombre que de fe sabe mucho para un martes en el que la Selección buscará el milagro.

 

Posted by Raymon Mareko on Tuesday, May 29, 2018

 

San Mateo 20:16
Los primeros serán postreros.
Y los postreros primeros.

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.