Corea del Norte abrirá sus puertas al cristianismo
Corea del Norte abrirá sus puertas al cristianismo

Corea del Norte abrirá sus puertas al cristianismo

Hace unos meses, el dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, disparaba misiles sobre Japón y amenazaba con enviar bombas nucleares en nuestra dirección.

Pero la semana pasada, el joven líder dejó caer un tipo diferente de sorpresa en el mundo: se reunió con el presidente surcoreano Moon Jae-in el 27 de abril y anunció que el conflicto coreano de 67 años había terminado. “Vine aquí para poner fin a la historia de la confrontación”, dijo Kim Jung-un a Moon en una reunión en la ciudad fronteriza de Panmunjom.

“No habrá más guerra en la península de Corea, y ha comenzado una nueva era de paz”, dijeron los dos líderes en una declaración conjunta. Kim Jong-un, que ha construido el cuarto ejército más grande del mundo, con 1,19 millones de soldados, dice que ahora se centrará en la reconstrucción de la economía destrozada de su país.

Auge. Solo así, las espadas se convirtieron en rejas de arado. Los dos líderes, todos sonrientes por las cámaras, acordaron que desnuclearizarán la península de Corea dentro de un año. También acordaron establecer reuniones con las familias que se han dividido desde que comenzó la Guerra de Corea en 1950.

Parece que deberíamos declarar unas vacaciones mundiales y bailar en las calles. Pero la mayoría de los estadounidenses estaban demasiado distraídos por la apertura de la nueva película de Los Vengadores para prestar atención a los titulares.

¿Qué había detrás de la sorpresa coreana? La mayoría de los medios de comunicación no se dieron cuenta de que los cristianos en Corea del Sur habían estado ayunando y orando por la cumbre de paz. Los pastores tuvieron una vigilia toda la noche en la ciudad de Paju, al sur de la frontera con Corea del Norte. Y un grupo de políticos cristianos celebró un evento de ayuno y oración en los edificios de la Asamblea Nacional en Seúl, según Yonhap News.

Los cristianos perseguidos de Corea del Norte también han estado orando por este momento, por años. Han sido horriblemente perseguidos. Se han visto obligados a reunirse en secreto. Se los ha acorralado rutinariamente y se los ha enviado a campos de trabajos forzados, o simplemente se los ha disparado a la vista, porque no adoraban a Kim Jong-un como su dios.

Los defectores dicen que algo comenzó a cambiar cuando Kim Jong-un se convirtió en dictador en 2011. Su régimen cruel, junto con la miseria de la hambruna y la ruina económica, causaron que la gente se desilusionara con la falsa utopía que Kim afirmaba que gobernaba.

“En el pasado, a las personas se les decía que adoraran a la familia Kim como su dios”, dijo un desertor a The Telegraph. “Eso significa que están buscando algo más para mantener su fe”.

La vida en Corea del Norte ha sido insoportable bajo Kim Jong-un. Cerca de seis millones de ciudadanos se mueren de hambre y un tercio de los niños norcoreanos sufren de desnutrición crónica. (Se dice que los norcoreanos son, en promedio, dos pulgadas más bajos que los surcoreanos debido a la inanición). La mayoría de las personas en Corea del Norte no tienen electricidad. Ciertamente no tienen internet ni acceso a noticias del mundo exterior.

La “democracia” norcoreana es una farsa; la gente “vota” en “elecciones” donde solo hay un nombre en la boleta, y aquellos que tachan el nombre de Kim son arrestados y encarcelados. ¡Incluso ciertos peinados están restringidos! Mientras tanto, si alguien es declarado culpable de un delito, no va solo a la cárcel; sus hijos y nietos también están encarcelados.

El Departamento de Estado de EE. UU. Ha sabido que entre el 10 y el 45 por ciento de todas las personas encarceladas en Corea del Norte son cristianos que están en la cárcel por su fe. Sin embargo, en medio de esta opresión, Dios ha estado trabajando. Algunos desertores han informado que los funcionarios de Corea del Norte están preocupados de que el cristianismo derrote a “Juche”, el culto patrocinado por el estado de Kim y sus antepasados.

Ese miedo se basa en las estadísticas. Un informe publicado por el Departamento de Estado de Estados Unidos dice que la población cristiana en Corea del Norte se multiplicó cinco veces entre 2012 y 2017. Puede haber más de 400,000 cristianos allí.

Cuando escuché la noticia la semana pasada sobre el milagro coreano, después de que me pellizqué al ver que era un sueño, recurrí al Salmo 46. Dice: “Ven, mira las obras del Señor … Hace que las guerras cesen”. el fin de la tierra, rompe el arco y corta la lanza, quema el carro en el fuego “(vv. 8-9).

Dios ha trabajado este milagro. No es el trabajo de ningún político. Él ha escuchado las oraciones de su pueblo en ambos lados de este conflicto, y las oraciones de los fieles de todo el mundo que sintieron el dolor de Corea del Norte. Desarrollará una paz duradera en esta parte del mundo y abrirá las puertas para que el evangelio florezca en una tierra sedienta.

En poco tiempo, las iglesias de Corea del Sur enviarán libremente equipos al norte con alimentos, medicinas y el mensaje de Cristo. Como un paciente que ha estado en coma, Corea del Norte despertará. El mundo mirará una transformación nacional. Estamos presenciando la mayor demostración del poder soberano de Dios sobre las naciones desde la caída del Muro de Berlín.

 

Fuente: /http://www.charismamag.com

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *