La sana doctrina | Reseña
La sana doctrina | Reseña

La sana doctrina | Reseña

La sana doctrina: Cómo crece una iglesia en el amor y en la santidad de Dios, es un libro escrito por Bobby Jamieson, editor asistente en 9Marks y editor del 9Marks Journal. La obra forma parte de la serie de libros de 9Marks “Edificando Iglesias Sanas”, que puedes encontrar gratuitamente en su página web. Fue publicado originalmente en inglés en el 2013 (Sound Doctrine: How a Church Grows in the Love and Holiness of God) y traducido al español recientemente.

Cuando hablamos de sana doctrina, por lo general uno puede imaginar a estudiosos de bibliotecas, seminaristas o pastores. Quizás a veces podamos pensar en cristianos comprometidos estudiando sana doctrina. Pero realmente no siempre pensamos de qué manera tiene la sana doctrina un sentido muy práctico en la vida del cristiano, en cómo puede la sana doctrina impactar la vida diaria del creyente y la vida de la iglesia local. Es a esto último que La sana doctrina apunta.

Analizando el contenido

El libro comienza con una serie de preguntas que introducen de qué se tratará:

¿Qué piensas acerca de la doctrina? ¿Que solo causa luchas y divisiones entre los cristianos? ¿Que nos distrae del verdadero trabajo de la evangelización? ¿Que es importante para los pastores pero para nadie más? (15).

Esas y otras preguntas se responden a través de sus 7 capítulos. La sana doctrina sirve para:

  1. La vida: La vida de la Iglesia
  2. Leer y enseñar la Biblia
  3. La santidad
  4. El amor
  5. La unidad
  6. La adoración
  7. Testificar

En esencia el libro nos explica de qué manera la sana doctrina es como una especie de mapa de carreteras de Dios para la vida cristiana (21). El libro está lleno de buenos argumentos, citas bíblicas, enriquecedores ejemplos —desde surfear olas hasta un juego de bolos—  y lo mejor de todo, con directrices claras y prácticas sobre cómo se aplica la sana doctrina en la vida diaria y en especial en nuestra vida en la iglesia. Nos muestra cómo la sana doctrina influye en gran manera nuestra cosmovisión.

El autor nos da excelentes consejos sobre cómo leer la Biblia como una única historia, leer todo el Antiguo Testamento, libros enteros en espacios cortos de tiempo (43), y leer “El mensaje” de la Biblia (47).

Su tratado de la alabanza y adoración fue una de las áreas en que, como parte del ministerio de la música en mi iglesia, me ministró bastante:

No fomentamos la adoración centrándonos en la adoración, sino llenando nuestras mentes con una visión panorámica de la belleza y la santidad de Dios…Si tu corazón y tu mente no están respondiendo a la inefable majestad de Dios, no importa cuán apasionadamente puedas estar disfrutando una experiencia musical, no estás adorando (115).

Citas como estas ponen en perspectiva lo que la adoración significa respecto a quién estamos adorando.

Además encuentro de importancia su trato sobre el amor, que nos llena de pasajes claros y conocidos sobre cómo la sana doctrina nos conduce a un amor práctico, a amar a Dios, amar a nuestro prójimo, amar a nuestros enemigos, a nuestras esposas o esposos y demás (86).

Ya concluyendo el libro, el autor hace una salvedad necesaria, al recordarnos nuevamente la importancia de estudiar la sana doctrina y cómo, en última instancia, esta nos sirve para el gozo (135).

Conclusión

Las breves reseñas escritas sobre este libro, por reconocidos siervos de Dios como J. Ligon Duncan, Albert Mohler, C. J. Mahaney, Daniel L. Akin, por nombrar algunos, me dejaron con una muy alta expectativa, y por tanto con una gran posibilidad de ser decepcionado. Gracias a Dios no fue así. Más que ser decepcionado, puedo decir con mucho gozo que ha sido un excelente libro que me ha impactado en gran manera.

Con toda honestidad, creo que nadie que lea el libro puede quedar indiferente. Pienso que todo el que lo lea atentamente terminará entendiendo que la sana doctrina no es mera teoría, sino que debe ser muy práctica y marcarnos como cristianos, como siervos de Dios. Es un libro que sin lugar a dudas debes leer y compartir.

​Daniel es Director del Ministerio Siervo Fiel y parte del grupo de adoración de la Iglesia Bautista El Faro, en Chile. Es ingeniero en informática de profesión, y está felizmente casado con Ana María, con quien tiene 2 pequeños hijos, Lucas y Amanda.

Post source : http://www.thegospelcoalition.org/

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.