¿Qué significa belleza para ti?
¿Qué significa belleza para ti?

¿Qué significa belleza para ti?

En 1 de Pedro dice 3:3: “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos,
4: sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios”.
En la NVI dice:
3: “No piensen ustedes que los peinados exagerados, las joyas de oro y los vestidos lujosos las hacen más bellas. Su belleza no depende de las apariencias,
4: sino de lo que hay en su corazón. Así que sean ustedes personas tranquilas y amables. Esta belleza nunca desaparece, y es muy valiosa delante de Dios”.
Como mujeres, queremos vernos lindas, arregladas para nosotras y también para dar una buena imagen a lo demás. Pensamos…. tal o cual cosa me hará mas delgada. Nuestras preguntas tan profundas son ¿que me pondré hoy? ¿que ropa me combina con estos zapatos? ¿me comprare unos aros o pendientes para que me haga juego con «x» ropa?.
Qué triste es hablar con la mayoría de las mujeres y no ver a Cristo en ellas
Aun hablo de mi misma, de mi apariencia. Pura apariencia exterior.
Me encuentro diariamente con mi EGO. Es más constante, en mi mente, la relación que tengo con mi orgullo, que me envuelve y me engaña una vez más, y me termino escondiendo detrás de mi autojustificación.
Pero, luego me doy cuenta: ¿Qué puedo ocultar delante del Señor que todo lo sabe, hasta lo más oculto?.
Marcos 4:22: “Porque no hay nada oculto que no haya de ser manifestado; ni escondido, que no haya de salir a luz”.
1 Corintios 3:13 la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará.
Hoy, mañana, y toda nuestra vida, estaremos luchando con nuestro GRAN ORGULLO. NUESTRO YO.
Romanos 8:13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.
Galatas 5:17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.
Cuantas veces tuve que reconocer que soy poco sincera conmigo misma.
Reconozco lo que yo quiero reconocer. No en realidad lo que realmente soy o hay en mi corazón.
Profundizando un poco como estoy y cual es mi condición, ME DA TERROR.
Pero he decidido caminar por el camino, creo yo, el más difícil.
Es el mirarme en cada acción y realmente hurguetear. Ahí donde nadie mas puede ver. Es muy duro y doloroso darte cuenta que cuando hablas estás hablando con motivaciones equivocadas. Actúas bajo impulsos que no son agradables delante de Dios. ¡Cuanto oculto que hay en mi!.
Me da miedo (terror) al asomarme tan solo un poco a lo profundo de mi corazón ,y encuentro ahí adentro MIO, mucho de lo que en realidad odio.
Es empezar a renunciar a nuestros derechos y empezar a enumerar una por una esa larga lista de malas motivaciones que hay ocultas en lo mas intimo de nosotras.
Al pensar todo esto me enfrento al desanimo, a lo cual el Señor me habla muy fuertemente.
Esta no es una obra humana, pero claro que la que tiene que tomar ciertas determinaciones soy yo.
Es vivir en el Espíritu, no satisfaciendo los deseos de la carne, sino los de Dios.
Es un sometimiento a Dios continuo y en cada situación. Nos toca tomar una decisión: optar por lo que le agrada a DIOS.
Y ahí comienza el Señor a darnos su vida. A vivificarnos como dice
Romanos 8:11: “Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros”.
La belleza de una mujer no depende de su ropa, sus zapatos o el lindo perfume que lleva y que les gusta a todos. ¡Lo que a Dios le importa es el corazón!.
Esta claro que es muy importante estar bien vestida y cumplir con ciertas necesidades. Pero es muy diferente estar centrada en eso y gastar la mayoría de nuestro tiempo en nosotras. Pensando en nosotras y dedicando más tiempo en eso que en buscar al Señor. En conocer Su amor y renunciar a nosotras mismas. Esto se trata solo de él.
Necesitamos desesperadamente ser mujeres llenas de su amor.
Mujeres dóciles a la voz del Señor.
Mujeres con…esa belleza que nunca desaparece, una belleza que es muy valiosa delante de Dios.

 

Veronica Rodas
http://mujerpiadosa.blogspot.com.ar/

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.