Se agrava la persecución contra cristianos en el mundo
Se agrava la persecución contra cristianos en el mundo

Se agrava la persecución contra cristianos en el mundo

Vi a muchos jóvenes provenientes de China y Hong Kong estaban llorando. Yo estaba tan conmovido y también lloré”, expresó Giovanni Pan, un católico de Hong Kong, tras presenciar la celebración inaugural de la VI Jornada de la Juventud Asiática, en agosto de 2014, en Corea del Sur.

A diferencia de otros encuentros de Francisco con jóvenes, el que llevó como lema“¡Juventud Asiática! ¡Levántate! La gloria de los mártires resplandece en ti” tenía algo especial: la presencia de muchos que tras hacer 2.100 kilómetros en avión llegaban de la nación más poblada del mundo, con el doble de cristianos respecto de Argentina, en el que una simple reunión entre un grupo de ellos puede movilizar a una represión policial; y por otro, la otra cara que se vive a unos 200 kilómetros de allí, Norcorea.

Es que Corea del Norte es la nación del mundo donde más persiguen a los cristianos, según el ranking de la organización Puertas Abiertas (Opendoorsusa.org).  Quienes admiten su fe a Cristo, ya sean católicos o evangélicos, son  torturados en campos de trabajo (para “controlar y reformar” a los disidentes del régimen comunista ateo que rige allí): se estima que unos cinco mil católicos viven ese calvario. Mientras que China –con 1.350 millones de habitantes, unos 85 millones (más del el doble de Argentina) son cristianos-. Allí, los conversos del musulmán y tibetiano son perseguidos y condenados.

En provincias como Guangdong y Yunnan directamente se los detiene a los que se reúnen para rezar un rosario, por ejemplo. En ambas naciones, pero sobre todo en Norcorea, “los cristianos tratan de esconder su fe como les es posibles para evitar ser arrestados. Por ello, ser cristiano es un secreto bien guardado, incluso entre las familias . Además muchos padres se abstienen de educar a sus hijos a la fe cristiana” .

Con las persecuciones, Corea del Norte y China integran la lista negra de las naciones del mundo con cristianos asesinados a causa de su fe, que según Opendoorsusa.org, en el último año pasó de 2.100 a 7.100 víctimas, es decir, más del triple que hace dos años

En esa visita pastoral a Corea del Sur de 2014,  Jorge Mario Bergoglio beatificó a 124 mártires.Y a menos de dos años de esa visita, el argentino acaba de lograr un pequeño paso histórico:  tras 50 años de prohibición, en estos días Corea del Norte empezó a recibir a sacerdotes católicos de Corea del Sur para que den misa en la Cuaresma (que antecede la celebración de las Pascuas).

Además de Corea del Norte y China, las naciones del mundo donde creció la persecución a los cristianos son Irak, Eritrea, Afganistán, Siria, Pakistán, Somalia, Sudán, Irán y Libia. Y en el último año se sumaron dos países latinoamericanos: México, recientemente recorrido por Francisco y Colombia (donde el Papa tiene previsto ir en el primer semestre de 2017). En ambas naciones, la persecución a los cristianos suele originarse con el narcotráfico y las víctimas son por lo general son los líderes eclesiales locales que les hacen frente y que por esto sufren violencia y extor

“La mayoría de países católicos o evangélicos se quedan callados ante de esta miseria y dejan a sus hermanos en la desgracia, en la tristeza y en peligro. Me refiero a países como Estados Unidos y a varios países de Europa, salvo el Vaticano.

También en América Latina: los jefes de Estado están callados. “¿Dónde está el mundo? ¿Dónde está la ONU? ¿Dónde está la protección del patrimonio internacional? ¿Dónde están esos organismos? ¿Qué hacen? Yo no entiendo. Andan comiendo de más y tomando fotos. Están chateando por Facebook y por WhatsApp.

Ojalá que todo el mundo entienda lo que significa el sufrimiento para la persona humana porque nosotros a fin de cuentas somos parte del cuerpo de Cristo”, afirmó en noviembre último el reverendo Fadi Rabbat, líder ortodoxo originario del Líbano.

El reclamo para que el mundo escuche el holocausto cristiano lo hizo evidente el papa Francisco hace una semana, al referirse al caso de las cuatro Misioneras de la Caridad (de Teresa de Calcuta) asesinadas en el último mes en Yemen (que integra el listado de las naciones que más persiguen a los cristianos) y que recién se hizo noticia cuando el pontífice argentino lo expresó así desde la Plaza de San Pedro:

Estos son los mártires de hoy. Y estos no son portada de los periódicos, no son noticia. Estos dan su sangre por la Iglesia. Son víctimas del ataque, de aquellos que les han asesinado, y de la indiferencia, de esta globalización de la indiferencia, del ‘no importa”.
Luego de Corea del Sur, el papa Francisco también recorrió dos naciones que integran el listado de los 50 países con más persecución a los cristianos: la República Centroafricana y Kenia. Y tiene como objetivo visitar Pakistán, aunque desde el Vaticano admiten que no hay planes para viajar allí. Ese país está en la zona caliente: según Opendoorsusa.org, habiendo 5,3 millones de cristianos de los 180 millones que habitan allí, del total de 292.000 personas detenidas en los últimos meses, sólo habían 140 radicales islámicos entre ellos.

Mientras esto sucede, el número de católicos crece más (en proporción) que la población del mundo: mientras que la población mundial aumentó 17,3 por ciento entre 2004 y 2014, los católicos en el mundo pasaron de 1.115 millones a 1.272 millones (17,8 por ciento más), según un relevo de la Oficina Central de Estadísticas del Vaticano, difundido en el Anuario Pontificio 2016 y el Annuarium Statisticum Ecclesiae 2014.

“El gran miedo es que se verifique lo que hemos visto que ocurrió en Irak, donde hace unos diez años había un millón y 300 mil cristianos, mientras que hoy solo quedan entre 250 y 300 mil”, aseguró el director de Portes Ouvertes France (la sede francesa de opendoorsusa.org), Michel Varton ,

En los dos continentes donde se vive con más fuerza el holocausto cristiano fue donde más creció la iglesia católica en los últimos diez años: 41 por ciento en África (contra el 23,8 por ciento de crecimiento de la población) y en Asia, 20 por ciento, contra 9,6 por ciento de lo que aumentó la población del continente más grande y poblado del planeta.

Pese a ello, aún no es visible una reacción contundente de los líderes del mundo, como también de las principales organizaciones de Derechos Humanos del planeta.

Por ejemplo, Human Righs Watch, en su web oficial, apenas hace alguna mención de violaciones de víctimas de Estado Islámico, pero no de casos concretos, como lo fueron las monjas de la orden creada por la flamante Santa Teresa de Calcuta recientemente asesinadas en Yemen. Sobre este último caso tampoco hubo una condena especial de Amnesty Internacional, aunque esta organización sigue de cerca la situación general en Yemen.

Tampoco sobre lo ocurrido con las víctimas de la Misionera de la Caridad -que dejó 16 muertos- hubo un fuerte pronunciamiento de algún líder mundial fuera del ámbito religioso. Sobre la persecución a cristianos tampoco hay mucho si se rastrean declaraciones o documentos emitidos por el gobierno argentino en los últimos años.

Cada mes, ya sea en nombre del extremismo religioso, de un régimen ateo comunista o por efecto del poder del narcotráfico, por su fe a Cristo, en el mundo asesinan a 322 cristianos y destruyen unas 214 iglesias y se realizan en promedio 772 acciones represivas (como detenciones o encarcelamientos) de cristianos o católicos, según estima opendoorsusa.org.

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.