Siria amenaza atacar a Israel y crece temor a conflicto regional
Siria amenaza atacar a Israel y crece temor a conflicto regional

Siria amenaza atacar a Israel y crece temor a conflicto regional

Otro asunto de preocupación es el supuesto uso de armas químicas. Carla del Ponte, miembro de la comisión de investigación de la Naciones Unidas sobre las violaciones de derechos humanos en Siria, aseguró que los rebeldes sirios utilizaron armas químicas y recurrieron al gas sarín (potente gas neurotóxico).

Sin embargo, la Comisión de Investigación Internacional Independiente sobre Siria, auspiciada por la ONU, afirmó ayer que «no ha logrado los resultados que le permitan concluir que han sido utilizadas armas químicas por las partes en conflicto».

Por su parte, Washington afirmó no tener informaciones sobre el uso de armas químicas por parte de los rebeldes.

42 MUERTOS.En un primer balance del ataque del domingo, una ONG informó de al menos 42 soldados sirios muertos y un centenar de desaparecidos.

«Siria responderá a la agresión israelí pero elegirá el momento de hacerlo. Esto quizá no ocurra inmediatamente ya que Israel está en estado de alerta», dijo ayer a la AFP un responsable político sirio cercano al poder, contactado por teléfono en Damasco desde Beirut, quien precisó que «vamos a esperar pero responderemos».

Para Damasco, estas «agresiones» abren la puerta a todas las opciones y hacen que la situación en la región sea más «peligrosa». La televisión siria advirtió que «los misiles (sirios) están preparados para atacar objetivos precisos en caso de violación».

Ante el temor de eventuales represalias, Israel anunció el despliegue de dos baterías antimisiles en el norte del país, ordenó el cierre del espacio aéreo en esta zona hasta anoche y reforzó las medidas de seguridad en sus embajadas en todo el mundo.

Un responsable israelí afirmó que los ataques estuvieron dirigidos contra un depósito de municiones iraníes destinadas al Hezbolá, el poderoso movimiento chiita libanés, protegido de Irán y aliado del régimen de Bashar Asad.

Sin embargo, Teherán desmintió que hubiera armas iraníes en los objetivos bombardeados por Israel, y amenazó a Israel con «acontecimientos graves en la región de los cuales ni Estados Unidos ni Israel saldrán ganadores».

El 30 de abril pasado, el jefe del Hezbolá, Hasan Nasrala, cuyos hombres combaten del lado del ejército del régimen sirio, afirmó que su movimiento e Irán no permitirán la caída de Asad.

Ataques, amenazas y eventuales represalias pueden dar un giro al conflicto sirio que en los últimos meses ha expulsado a decenas de miles de sirios hacia los países vecinos, además de miles de víctimas.

PREOCUPACIÓN.El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, «muy preocupado», pidió a las partes «un máximo de calma y contención en este asunto», así como «actuar de manera responsable para evitar una escalada de un conflicto devastador y muy peligroso».

Asimismo, Rusia considera que los ataques israelíes pueden provocar una escalada, con el riesgo de que surjan «focos de tensión en los países vecinos», en particular en Líbano.

China, aliado del régimen de Damasco, se sumó a las críticas. La portavoz de la cancillería, Hua Chunying, aseguró que su gobierno no solo se opone al recurso a la fuerza sino que «estima que hay que respetar la soberanía de todos los países».

La Unión Europea exhortó a que «no se ponga en peligro la estabilidad ya de por sí precaria» de la región.

Desde el inicio del conflicto en marzo de 2011 con la represión del régimen de la revuelta pacífica de grupos opositores, Israel ha llevado a cabo tres ataques contra objetivos cerca de Damasco, el 30 de enero y los días 3 y 5 de mayo.

Más de 70.000 personas han muerto en Siria desde el inicio de la revuelta, que ha ido degenerando en guerra civil por la brutal represión del régimen de Asad.

Rivalidades entre musulmanes inflaman la región
El País de Madrid

Damasco. Irán condenó los ataques israelíes a Siria y pidió a los países vecinos que se unan para frenar a Israel. También ofreció ayuda para entrenar al ejército sirio si Damasco se lo pide. La reprobación era previsible dado que Bashar Asad es el principal aliado de Teherán en el mundo árabe. El peligro radica en que esa retórica se traduzca en acciones sobre el terreno, en un momento en que las rivalidades regionales están inflamando las diferencias entre musulmanes suníes y chiíes.

Ese llamamiento parece un intento de capitalizar el sentimiento antiisraelí que, debido a la cuestión palestina, anida en el mundo árabe. Sin embargo, ni el régimen iraní ni el sirio cuentan con muchas simpatías entre sus vecinos. Al contrario, la histórica rivalidad entre suníes y chiíes por la sucesión de Mahoma se ha reavivado en la última década al hilo de cambios políticos regionales en los que los primeros han visto un peligroso avance del Irán chií.

La defensa iraní del régimen sirio tiene más que ver con intereses geoestratégicos que con la confesión alauí del presidente sirio. No obstante, la tenue adscripción de los alauíes con el chiismo refuerza los argumentos de los gobernantes árabes suníes quienes, como el rey Abdalá de Jordania, temieron la creación de un `arco chií` desde Irán hasta Líbano tras el derrocamiento del iraquí Saddam Hussein.

En la actualidad, ambas comunidades están abiertamente enfrentadas en Irak, donde la minoría suní acusa a los chiíes de monopolizar el Gobierno y marginarles; en Bahréin, donde una dinastía suní se niega a compartir el poder con la mayoría chií; y en la propia Siria, cuya guerra civil cada vez más parece una guerra sectaria.

Post source : http://www.elpais.com.uy/

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.