Tim Tebow "El Pastor de la NFL"

Tim Tebow puede mover masas, Tebow dispara los niveles de audiencia por televisión, Tebow provoca que un grupo de analistas le canten una canción durante los resúmenes de los juegos de los Broncos de Denver, Tebow es un tópico del momento en Twitter, Tebow tiene un carisma que lo tienen como el jugador del momento en la NFL. Tal vez hasta es uno de los atletas del momento, y si se quiere ver más allá, en un plano meramente popular Tebow es una de las personalidades que más brilla en los primeros días de 2012. Es “Tebow Time”.

Sin embargo, en el terreno estrictamente de los emparrillados de futbol americano de la NFL, Tim Tebow no ganó solo. La defensa de Denver hizo un gran trabajo en contener a la efectiva ofensiva de los Acereros de Pittsburgh durante gran parte del partido, al interceptar un pase al quarterback Ben Roethlisberger y capturarlo en cinco ocasiones durante los cuatro periodos; su línea ofensiva le compró una inmensidad de tiempo para que pudiera encontrar a sus diferentes blancos o para encender los motores que tiene por piernas, con las cuales ayer logró ganar 50 yardas; y ahí aparecieron las manos seguras de su receptor Demaryius Thomas en los momentos más importantes del encuentro de comodines, y hasta se pudiera decir que Thomas fue el verdadero héroe de la noche al llevarse el ovoide hasta las diagonales en tiempo extra para darle el triunfo a Denver.

Demaryius Thomas realizó cuatro recepciones durante el partido, las cuales le bastaron para sumar 204 yardas. Una de esas cuatro atrapadas fue la que llevó 80 yardas hasta la zona prometida en la primera jugada del tiempo extra, jugada que duró 11 segundos y que hizo historia, ya que fue el tiempo más corto en la historia de la NFL en resolverse un tiempo extra.

Thomas atrapó el pase de Tebow en la yarda 38 de Denver, arrancó, dio un empujón con su mano opuesta al balón que alejó a Ike Taylor de poder derribarlo y poco a poco se fue despegando de él, el profundo que había hecho una finta de blitz ya había sido quemado por Thomas y nunca lo pudo alcanzar como para sacarlo del campo y darle más vida a Pittsburgh, Thomas aceleró su paso electrizante hasta cruzar el plano de la zona de anotación y el Sports Authority Field at Mile High de Denver era un auténtico manicomio, la estrella más luminosa que ha tenido Denver, el ex mariscal John Elway (ahora vicepresidente del equipo) celebraba cual niño, la defensa de Pittsburgh no daba crédito ante el relámpago de la jugada, y Tim Tebow estaba…rezando, hincado en una rodilla, dando gracias de que Pittsburgh no había ejecutado la remontada, dando gracias por el momento increíble que acababa de vivir, con el puño cerrado en señal de victoria mientras realizaba su plegaria, una imagen que quedará para la posteridad, independientemente de hasta dónde lleguen Tebow y los Broncos en esta postemporada.

Tim Tebow es un fervoroso creyente del cristianismo, que emplea el terreno de juego para mostrar su devoción y que utiliza a los medios de comunicación para transmitir su mensaje de fe, para decirle al mundo que cree en un ser todopoderoso que lo cubre de gracia y gloria para que desempeñe su trabajo de buena forma y tenga éxito. Sin duda, lo que hace Tebow es una práctica popular, que lo hace con convicción y que sin quererlo o no, ya se generó una personalidad mediática.

Es una práctica que Tebow hacía desde que estaba en su etapa de colegial. En 2009, en el partido por el campeonato Bowl Championship Series (BCS) con los Gators de Florida, Tebow se colocó debajo de sus ojos dos breas negras en donde se pintó “John” del lado izquierdo y “3:16” del lado derecho haciendo referencia al pasaje bíblico de Juan el Apóstol en el que menciona lo siguiente: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.

En la NFL, Tebow ya no puede usar breas que contengan ningún tipo de mensaje pues lo tiene prohibido. Sin embargo la fe está ahí, tanto que situaciones, casuales o no, sucedieron en el partido contra Pittsburgh. Al manifestarse con el pasaje bíblico 3:16, ahora lo identifican por esos números, y contra los Acereros lanzó 316 yardas, y que si lo traducimos a promedio de yardas por pase da el número 31.6.

Sea una manifestación divina o no, lo cierto es que Tim Tebow entró como quarterback titular en la Semana 7 de la temporada, sustituyendo al decaído Kyle Orton, y le cambió el rostro y la suerte. El equipo marchaba 1-4 cuando Tebow tomó el comando de la ofensiva de los Broncos. De ahí fue cuando empezó la magia y las “manifestaciones divinas”. Ganó su primer encuentro como el mariscal estelar a los Delfines de Miami en un milagroso tiempo extra, después perdió por paliza ante los Leones de Detroit, pero después de ese partido más milagros llegaron. Tebow llevó al equipo a ganar seis partidos de forma consecutiva, y logró otras cuatro remontadas en el último cuarto con otras dos victorias en tiempo extra.

Otro factor cierto es que esas seis victorias consecutivas las logró ante equipos que no pasaron a playoffs (Oakland, Kansas City, Jets, San Diego, Minnesota y Chicago). ¿Hasta dónde llegará el “Tebow Time”? Eso se sabrá hasta el domingo cuando visiten al primer preclasificado de la Conferencia Americana, Patriotas de Nueva Inglaterra, que el 18 de diciembre en temporada regular le dieron paliza de 41-23, y especialmente a él lo hicieron ver mal durante todo el partido, cortando ahí precisamente la racha de esos seis partidos al hilo con triunfo.

Ante los Patriotas, Tebow perdió siete veces el balón y tuvo apenas el 40 por ciento de pases completos.

Y sí, Tebow es el jugador del momento, pero Tom Brady, el quarterback de los Patriotas de Nueva Inglaterra tiene toda una vida siendo el quarterback del momento con tres anillos de Super Bowl conquistados. En el duelo individual contra Brady ese 18 de diciembre, Tebow completó 11 de 22 pases para sólo 194 yardas, sin envíos de touchdown. Brady, por su parte, mostró su clase al completar 23 de 34 pases para 320 yardas con dos pases de anotación.

Algo verdaderamente milagroso sucede cuando Tim Tebow está a la ofensiva de su equipo. 45 millones de personas terminaron viendo por su televisor el pase de Tebow a Thomas en tiempo extra para el triunfo. Ratings de la cadena televisiva CBS, donde se transmitió el juego, reportan 25.9 puntos de rating, el más alto en la historia de la NFL para un partido de comodines en la Conferencia Americana.

Tebow no es el más espectacular, no es el más preciso, apenas si puede lanzar un pase con una espiral adecuada para que llegue segura a los números de sus receptores, sin embargo cree en sí mismo y cree en su equipo. El próximo domingo tiene un reto casi más que imposible de superar en el Gillette Stadium, en Foxborough, la tundra que protege a los Patriotas de Nueva Inglaterra. Pero ¿quién sabe?… la fe mueve montañas.

Fuente: http://www.informador.com.mx/

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *