Para Obama, Israel no era «Una Tierra Prometida»

Previous
Next

Barack Obama fue uno de los presidentes menos cualificados en cuanto a conocimientos de política exterior, y esa ignorancia se reflejó en la elaboración de sus políticas. Esto fue especialmente cierto en Oriente Medio, donde sus políticas hacia Israel, Siria, Irán, Egipto, Irak y Arabia Saudita fueron desastrosas. En el caso de Israel, su falta de conocimientos se vio agravada por el pésimo asesoramiento que recibió de la mayoría de sus asesores.

Si quiere saber por qué Obama adoptó las posiciones hostiles que adoptó, lea el capítulo 25 de Una Tierra Prometida -el primero de los dos volúmenes previstos de sus memorias- en el que ofrece su comprensión, o más exactamente, su incomprensión de la historia israelí.

Comienza datando el conflicto árabe-judío en la Declaración Balfour cuando, en realidad, lo precedió durante siglos. Comenzó cuando los musulmanes trataron a los judíos como dhimmis y se intensificó desde el momento en que los judíos comenzaron a regresar a su tierra natal a finales del siglo XIX.

Dice que a esto le siguió “una oleada de migración judía a Palestina y la organización de fuerzas armadas altamente entrenadas para defender sus asentamientos”. En realidad, la inmigración judía fue muy limitada por los británicos, mientras que fueron los árabes cuya inmigración a Palestina creció exponencialmente. “Fuerzas armadas entrenadas” hace que el pequeño número de combatientes clandestinos, en su mayoría mal entrenados y mal armados, parezca un poderoso ejército. Lo más revelador es la falta de mención de cómo los árabes aterrorizaron a los judíos durante todo el período del Mandato Británico.

Repitiendo la versión de la historia de la extrema izquierda, insinúa que la oposición árabe a la partición fue el resultado de su “salida del dominio colonial”, en lugar del antisemitismo y el deseo de los líderes vecinos de repartirse Palestina. A continuación, la verdadera barbaridad: “Cuando Gran Bretaña se retiró, las dos partes cayeron rápidamente en guerra”.

De hecho, los árabes habían amenazado con masacrar a los judíos antes de la votación sobre la partición; comenzaron a atacar inmediatamente después de la votación, y cuatro naciones árabes invadieron cuando los británicos se fueron.

Continuando con su recitación de la narrativa palestina disfrazada de historia, Obama escribe que aproximadamente 700.000 palestinos “se encontraron sin Estado y fueron expulsados de sus tierras”. Una vez más, retrata a los árabes como pasivos cuando la mayoría de los palestinos -ni mucho menos 700.000- abandonaron sus hogares porque esperaban que los ejércitos árabes expulsaran a los judíos al mar y querían evitar quedar atrapados en el fuego cruzado. Los palestinos ricos se marcharon incluso antes de que comenzara la guerra. Obama incluso utiliza la descripción palestina del acontecimiento, refiriéndose a él como la nakba, el “desastre” o la “catástrofe”.

Indicativo de la opinión de Obama de que Israel es el villano, afirma que “Israel se involucraría en una sucesión de conflictos con sus vecinos árabes”. Aparentemente, no hubo décadas de terrorismo, ni bloqueo del Estrecho de Tirán, ni amenazas de echar a los judíos al mar. No es de extrañar que considere que la guerra más importante fue la de los Seis Días, porque tuvo como resultado la toma de “Cisjordania”. Una vez más, ninguna referencia a las amenazas árabes y a la acumulación antes de la guerra.

Obama ni siquiera considera digna de mención la no menos significativa Guerra de Yom Kippur de 1973, quizá porque no podía culpar a Israel de una guerra que comenzó con el ataque sorpresa de Egipto y Siria en la más sagrada de las fiestas judías.

Obama dice que los palestinos de los “territorios ocupados, en su mayoría en campos de refugiados, se encontraron gobernados por las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), con sus movimientos y actividad económica severamente restringidos, lo que provocó llamamientos a la resistencia armada y dio lugar al surgimiento de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP)”.

Dejando a un lado la discusión sobre si los territorios están ocupados (no lo están), y que la mayoría de los palestinos de Cisjordania no eran refugiados y no vivían en campamentos, lo que resulta asombroso es su total ignorancia de la historia de la OLP, formada en 1964 -3 años antes de la Guerra de los Seis Días- por la Liga Árabe y que había participado en atentados terroristas años antes de que hubiera “ocupación”.

La creencia de Obama en la combustión espontánea se repite en su descripción de la Segunda Intifada, que tiene lugar mientras Ariel Sharon es primer ministro israelí. No menciona que la violencia fue instigada por el jefe de la OLP, Yasser Arafat, tras rechazar la oferta de Ehud Barak de crear un Estado palestino. Sí menciona a los terroristas suicidas palestinos y a los cohetes de Hamás, pero se centra principalmente en la respuesta de Israel: “gases lacrimógenos y balas de goma”, “redadas de represalia de las FDI y la detención indiscriminada de miles de palestinos” y “helicópteros Apache israelíes suministrados por Estados Unidos que arrasan barrios enteros”.

Basta con leer ese párrafo para reconocer lo hostil que se sentía Obama hacia Israel antes de poner un pie en la Casa Blanca.

Pero hay más.

Dice que Israel impuso un bloqueo a Gaza. Es cierto, pero también debería saber que no tendría sentido si Egipto no impusiera su propio bloqueo (lo hizo).

En otro ejemplo de su minimización de la amenaza terrorista, escribe: “De vez en cuando, los disparos de cohetes desde Gaza siguen poniendo en peligro a quienes viven en las ciudades fronterizas israelíes”. Veamos, en 2006 hubo 974 cohetes, 783 en 2007, 2.084 en 2008, 158 en 2009 y 103 en 2010En su primer año de mandato hubo 375 y, al año siguiente, 1.632. En 2014, se lanzaron más de 4.000 cohetes contra Israel. ¿Cómo habría reaccionado si Estados Unidos fuera bombardeado por miles de cohetes?

Los asesores tienen más influencia cuando refuerzan las nociones preconcebidas del presidente. No es de extrañar que los arabistas consiguieran desviarle porque ya tenía creencias similares sobre el supuesto impacto negativo de Israel en los intereses de Estados Unidos. “La ocupación israelí sigue inflamando a la comunidad árabe”, escribió, por ejemplo, “y alimentando el sentimiento antiamericano en todo el mundo musulmán. En otras palabras, la ausencia de paz entre Israel y los palestinos hizo que Estados Unidos fuera menos seguro”.

Esto pasa por alto la hostilidad hacia Estados Unidos que existiría si desapareciera Israel y, como hizo a lo largo de su presidencia, ignora la guerra del Islam radical contra Occidente. Incluso contradice lo que escribió antes sobre que los árabes perdieron interés en la cuestión palestina porque estaban más preocupados por Irán.

Al igual que otros partidarios de los palestinos, tampoco le importan los derechos humanos de los palestinos, aparte de cómo les afecta la “ocupación” israelí. Menciona que los palestinos carecen de “los derechos básicos que incluso los ciudadanos de naciones no democráticas disfrutan”. Pues sí, porque la Autoridad Palestina no es una democracia y niega a los palestinos sus derechos civiles y humanos.

También deshumaniza a los israelíes, refiriéndose a que los palestinos están sometidos a “las sospechas de cada soldado con cara de sospecha y rifle que exige ver sus papeles en cada puesto de control que pasan”.

Estoy bastante seguro de que Obama nunca ha visitado un puesto de control. Si lo hiciera, encontraría a los soldados alerta y armados para defender el país contra un terrorista que intenta infiltrarse con una bomba. Cualquier sospecha que tengan se basa en el historial de atentados suicidas palestinos y otros ataques.

Jimmy Carter dejó su cargo resentido por el abandono de los judíos en 1980, al que culpó parcialmente de su pérdida de la reelección. Al parecer, Obama tiene una amargura similar. Se queja del AIPAC y de una “campaña de murmullos” por parte de los judíos que no creían que fuera lo suficientemente pro-Israel. Incluso después de reconocer que obtuvo más del 70 por ciento del voto judío (su porcentaje cayó del 78 al 69 por ciento en 2012 en gran medida debido a sus políticas hostiles hacia Israel), dijo que muchos miembros de la junta del AIPAC seguían sospechando que tenía “lealtades divididas” y no creían que tuviera un fuerte sentimiento por Israel “en sus kishkes (entrañas – yiddish)”.

Otro indicio del fracaso de su política en Oriente Medio es su creencia de que el líder de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, reconocía inequívocamente a Israel y renunciaba a la violencia, pese a las pruebas de lo contrario. Obama dijo que necesitaba una forma de conseguir que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y Abbas negociaran, y se apoyó en “un grupo de diplomáticos con talento” que demostraron ser cualquier cosa menos eso, como demuestra su decisión de pedir la congelación de los asentamientos, una concesión que los palestinos nunca exigieron. Abbas dijo después: “Si Estados Unidos lo dice y Europa lo dice y el mundo entero lo dice, ¿quieres que no lo diga?”.

Obama sólo pidió a Abbas que pusiera fin a la incitación y la violencia, pero unos párrafos antes había afirmado que Abbas había renunciado a la violencia. Los palestinos lo prometieron en 1993, pero nunca lo hicieron ni lo harán. Mostrando de nuevo lo que había en sus kishkes, Obama dijo: “Era razonable pedir a la parte más fuerte que diera un primer paso más grande en dirección a la paz”.

Obama menciona su discurso de El Cairo de pasada. Lo que no reconoce es cómo eso hizo que su política empezara con el pie izquierdo desde su primer viaje al extranjero. En primer lugar, marcó el tono de su falta de voluntad para reconocer la amenaza del islamismo radical. En segundo lugar, su negativa a visitar Israel reforzó el escepticismo sobre sus kishkes. En tercer lugar, no menciona la parada en Arabia Saudita en el camino, donde el rey le dijo que no cooperaría con su iniciativa de paz, contribuyendo a condenarla desde el principio.

Obama dice que Abbas estaba molesto porque Netanyahu no congeló la construcción de asentamientos en el este de Jerusalem, pero esto fue el resultado del error de Obama. Al pedir la congelación, Obama alienó a los israelíes y, al no obligar a Israel a incluir Jerusalem, convenció a los palestinos de que no tenía la voluntad de hacer lo que esperaban después de haberles dado la impresión de que obligaría a Israel a capitular ante sus demandas.

Hay una declaración que merece la pena mencionar, no relacionada con Israel. Obama escribe: “¿Qué pasa si un gobierno comienza a masacrar no a cientos de sus ciudadanos sino a miles y Estados Unidos tiene el poder de detenerlo? ¿Entonces qué?

La respuesta la dio al no hacer nada durante la mayor parte de sus cuatro años porque, como explicó, temía que no se supiera dónde acabaría la responsabilidad.

Tendremos que esperar al segundo volumen para leer cómo justifica Obama el catastrófico acuerdo nuclear con Irán, su falta de respuesta al uso de armas químicas por parte de Siria y sus ataques al gobierno israelí.

Carter fue el presidente más anti-Israel de la historia. Su enemistad -algunos dirían incluso antisemitismo- se hizo aún más evidente cuando dejó el cargo. La hostilidad de Obama hacia Israel rivaliza con la de Carter, y sus memorias nos ayudan a entender por qué. Sin embargo, lo más inquietante es que muchos de los asesores que contribuyeron a las desastrosas políticas de Obama han sido nombrados por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, para ocupar puestos clave. Sólo podemos esperar que hayan aprendido de sus errores. Los primeros resultados no son alentadores.

https://israelnoticias.com/

 

Promo Unored

We have everything you need

Incredible benefits

Activation in less than 24 hrs
Stream live on different channels like Web, Facebook, YouTube and mobile.
Stream from the cloud! We offer virtual services in the cloud so that you can transmit without having your own equipment.
More information
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Suscribete
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios