Sobreviviente de Pulse: comencé a profetizar sobre mi vida en medio de la masacre
Sobreviviente de Pulse: comencé a profetizar sobre mi vida en medio de la masacre

Sobreviviente de Pulse: comencé a profetizar sobre mi vida en medio de la masacre

Solitario. Vacío. Infeliz. Encadenado No amado. Esta fue mi identidad durante ocho años.

Le pedía al Señor todas las noches que hiciera lo que fuera que tenía que hacer para que me dejara volver a adorarle.

Aunque crecí con una familia espiritual fuerte que me enseñó lo correcto de lo incorrecto, los abandoné a ellos y a Dios por la bebida, las drogas y un estilo de vida que me alejó de él.

El mundo me dijo que era gay, que mi nueva identidad estaba en la comunidad LGBT, pero en mi corazón, extrañaba adorar al Señor. Estaba tan consumido por las drogas, el alcohol y, sobre todo, la homosexualidad, que me costó una de las peores masacres de la historia de los Estados Unidos y el poder de una madre que oraba, para que me arrepintiera de mi pecado.

El 12 de junio de 2016, cambió mi vida de una manera que nunca esperé.

Me desperté tarde después de una larga noche de bebidas locas y unos cuantos golpes de cocaína. Mi compañero de trabajo y yo teníamos prisa por ir a trabajar en ese magnífico sábado, pero estaba deseando que llegara el día.

Nuestro trabajo fue bastante fácil ese fin de semana. Todo lo que tuvimos que hacer fue repartir galletas en el área del centro por $ 25  la hora. ¿Quién odiaría eso?

Aunque había pasado la mañana corriendo y limpiando el vómito de mi compañero de trabajo, todo lo que necesitaba para levantarme era una bebida energética de 7-Eleven. Esta era mi rutina diaria: trabajar, festejar y limpiar.

El 11 de junio, mi gerente nos dejó salir temprano, así que fui directamente a la peluquería para obtener un nuevo corte, una forma fácil para mí de recuperar mi autoestima.

Luego, me dirigí a la fiesta de inauguración de una casa de un amigo, donde todos decidimos dirigirnos a la discoteca Pulse en el centro de Orlando.

Recuerdo el amor y la risa hasta las 2:02 a.m., 12 de junio de 2016. Estaba regresando del bar con mi último trago de la noche para despedirme de mis amigos con abrazos y besos.

Fue entonces cuando escuchamos el «gran pop».  En ese momento supimos  que  Omar Mateen abrió fuego con una ametralladora. Éramos como peces en un barril.

Intenté correr, pero ya era demasiado tarde. En el momento en que me di cuenta de que era un hombre armado, estaba a solo unos metros de distancia y apuntó a mi cuerpo. Disparos acribillaron mi cuadro.

Me derrumbé, junto a mis amigos tirados todos en el piso. Ellos se pararon y comenzaron a correr. Traté de hacer lo mismo.

Mientras luchaba por ponerme de pie, sentí un pie detrás de mi pierna izquierda y escuché un fuerte chasquido. Mi fémur izquierdo se rompió.

Lo único que podía hacer era cubrirme la cabeza y orar para que la quietud superara a mi cuerpo. Esa última parte no fue demasiado difícil ya que ni siquiera podía sentir mis piernas.

Con el caos a mi alrededor, podía escuchar los disparos, los gritos, los vasos y botellas destrozados.

Miré hacia arriba y todo lo que vi fueron cuerpos cayendo uno por uno. No podía creer lo que estaba pasando.

Parecía algo salido de una película violenta. Me pellizqué una y otra vez, permanecí orando mientras seguí atrapado en esa horrible pesadilla. Yo no estaba

Minutos después, el silencio se apoderó de la habitación, pero el eco de los disparos se filtró desde el exterior.

Cuando me atreví a abrir los ojos, los cuerpos muertos asaltaron mi visión. Intenté desesperadamente consolar a la señora que estaba a mi lado, pero se retorció de dolor y no pudo quedarse quieta. Hice lo único que pude: Tomar su mano y tratar de tranquilizarla, todo saldría bien.

Fue entonces cuando escuchamos pasos.

Los disparos comenzaron de nuevo, pero esta vez fueron lentos, metódicos. Mateen no quería dejar a nadie vivo.

Le supliqué a mi vecina que fingiera que estaba muerta, pero mientras más cerca estaban los disparos, más fuerte gritaba ella.

Los pasos estaban prácticamente encima de nosotros ahora. Contuve la respiración y me tapé la cara con la mano.

Sus ojos se cerraron lentamente. No podía creer que acababa de ver morir a esta bella dama delante de mi cara.

Yo estaba petrificado sabiendo que yo era el siguiente. Escuché al tirador detrás de mí, midiendo su próximo movimiento.

Fue entonces cuando le pedí perdón al Señor, que me perdonara por fallarle, por darle la espalda. Quería estar en paz con Dios, pero en ese momento, mi oración cambió a la profecía.

Profeticamente reclamé mi vida para el Señor. Le dije que no saldría de ese edificio muerto, que tenía un propósito y que cumpliría todas las promesas que El hizo sobre mi vida. Supe en ese momento que fui elegido, y Dios tenía algo grande para mí.

Le prometí que lo adoraría por el resto de mis días.

En el preciso momento en que dije «amén», sentí la bala y un calor en mi abdomen, pense que estaba muerto. Pero cuando abrí los ojos, supe que el Señor me había salvado.

El tirador salió de del cuarto donde me encontraba, y unos minutos más tarde escucho  el sonido de de las radios de los policías y las luces parpadeantes.

Levanté la vista y levanté las manos tan rápido como pude.

«Por favor, ven a buscarme!» Lloré. «¡Estoy vivo!»

El oficial Omar Delgado corrió a rescatarme y me sacó de la escena del asesinato. Olvidó que había vidrios rotos en el suelo, y los fragmentos me laceraron las piernas, exacerbando las heridas de bala.

A pesar del dolor abrumador, sabía que estaba vivo.

Todo lo que pude hacer fue agradecer al Señor y prometerle una y otra vez que lo adoraría por el resto de mi vida.

La noche más traumática de mi vida también reveló que Dios había respondido a los sinceros gritos que había orado durante años.

Cada noche, le pediría al Señor: «Por favor, Dios, haz que suceda algo en mi vida que me haga volver a Ti, que me haga abandonar esta vida de pecado, deje la vida de homosexualidad que sé que no está bien. tus ojos.»

Y mientras tanto oraba, mi madre también oraba. Durante ocho años, ella le pidió fielmente al Señor el regreso de su hijo pródigo.

Dos años después, todavía me estoy recuperando, pero sé más allá de la sombra de una duda qué es el verdadero amor, la verdadera felicidad y la verdadera paz.

Me despierto cada mañana y digo: «Yo soy bueno con Dios».

Nacido y criado en Massachusetts y residente actual de Orlando, Florida, Angel Colón es un joven de 28 años, lleno de vida y sobreviviente de una del tiroteo más letal en la historia de los Estados Unidos. El ataque del club nocturno Pulse mató a 49 personas y dejó más de 50 heridos, incluido Angel, que recibió varios disparos y un fémur destrozado. Sufrió lesiones que afectaron su pierna derecha, sus caderas y sus nervios en ambas piernas. A pesar de sus heridas, Colón usa su fuerte fundamento espiritual y su fe para ayudar a otros a conocer el verdadero amor, la felicidad y la paz que Dios puede dar.

Fuente: http://www.charismanews.com

 

Entradas Relacionadas

4 Comentarios

  1. Marilyn Muriente

    La gloria es para Dios. Tu testimonio es hermoso.Dios jamás deja a los que le conocemos y sus pruebas son para amarle incondicionalmente. Viva Dios en tu hermosa vida Aleluya.

    Reply
  2. Candida Figueroa

    Angel, Dios te bendiga quisiera saber si puedes venir a un congreso de jovenes a predicarnos y dadar tu testimonio, eres un joven que puedes ayudar a muchos el congreso es de jovenes, llamame al 678-725-1084
    \

    Reply

Leave a Reply to Marilyn Muriente Cancel Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.