Consecuencias de la crisis de pánico
Consecuencias de la crisis de pánico

Consecuencias de la crisis de pánico

El diagnostico de trastorno de pánico o crisis de angustia se realiza a través de los criterios del DSM-V (Fuente: American Psichiatric Association), y se define como la aparición súbita de miedo intenso o de malestar intenso que alcanza su máxima expresión en minutos y durante este tiempo se producen cuatro (o más) de los síntomas siguientes:

  1. Palpitaciones, golpeteo del corazón o aceleración de la frecuencia cardíaca.
  2. Sudoración.
  3. Temblor o sacudidas.
  4. Sensación de dificultad para respirar o de asfixia.
  5. Sensación de ahogo.Dolor o molestias en el tórax.
  6. Náuseas o malestar abdominal.
  7. Sensación de mareo, inestabilidad, aturdimiento o desmayo.
  8. Escalofríos o sensación de calor.
  9. Parestesias (sensación de entumecimiento o de hormigueos).
  10. Desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (separarse de uno mismo).
  11. Miedo a perder el control o de “volverse loco”.
  12. Miedo a morir

Además, al menos a uno de los ataques le ha seguido un mes (o más) de uno o los dos hechos siguientes: Inquietud o preocupaciones continua acerca de otros ataques de pánico o de sus consecuencias (p. ej., pérdida de control, tener un ataque de corazón, “volverse loco”). Un cambio significativo de mala adaptación en el comportamiento relacionado con los ataques (p. ej., comportamientos destinados a evitar los ataques de pánico, como evitación del ejercicio o de las situaciones no familiares).

Por otro lado, la alteración no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento) ni a otra afección médica (p. ej., hipertiroidismo, trastornos cardiopulmonares). También es importante que la alteración no se explica mejor por otro trastorno mental (p.ej., los ataques de pánico no se producen únicamente en respuesta a situaciones sociales temidas, como en el trastorno de ansiedad social; en respuesta a objetos o situaciones fóbicas concretos, como en la fobia específica; en respuesta a obsesiones, como en el trastorno obsesivo-compulsivo; en respuesta a recuerdos de sucesos traumáticos, como en el trastorno de estrés postraumático; o en respuesta a la separación de figuras de apego, como en el trastorno de ansiedad por separación).

Cada crisis suele durar sólo unos minutos, pero también puede persistir más tiempo.
En este tipo de caso es fundamental que el diagnostico sea realizado por un médico especialista, quien determinará si es necesaria la administración de medicamentos y complementado con el apoyo de un psicoterapeuta.
La psicoterapia de apoyo, que incluye educación y asesoramiento, resulta beneficiosa debido a que el psicoterapeuta proporciona información general acerca del trastorno y su tratamiento, además de expectativas realistas de mejoría y apoyo basado en una relación de confianza.

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.