Disney tiende una trampa a los niños

Anterior
Siguiente

“El ratón que rugía” es una película cómica de 1959 sobre un país del tamaño de un ratón (el Ducado de Grand Fenwick) que decide resolver sus problemas de dinero declarando la guerra a Estados Unidos, rindiéndose después y cosechando la ayuda financiera que Estados Unidos siempre concede a sus enemigos derrotados.

“El ratón que se prostituyó” es una historia real contemporánea sobre una gigantesca empresa de entretenimiento (construida en torno al personaje de un ratón animado) que ha declarado la guerra a los padres estadounidenses. La corporación del ratón de tamaño monstruoso no tiene intención de rendirse. Al contrario, espera que usted le entregue a sus hijos.

Tiene muchas posibilidades de éxito porque muchos padres estadounidenses ya han rendido a medias a sus hijos al ratón.

Además de su evidente significado sexual, la palabra “prostitución” también puede significar la venta de los propios principios a fin de obtener fama, fortuna o poder. Así, puede decirse que un actor sin principios se “prostituye” en pos de la celebridad.

Disney ha vendido sus principios orientados a la familia en aras de más dinero y más influencia. Al principio, esto parece contrario a la intuición. ¿No perdería Disney mucho dinero cuando su base familiar descubriera que en realidad es antifamiliar?

No necesariamente. Como señala Daniel Greenfield en un artículo reciente, la mitad del negocio cinematográfico de Disney está dirigido a “adultos sin hijos”. Más sorprendente aún, el 60 % de los visitantes de Disneylandia eran adultos sin hijos, y solo el 37 % de los visitantes de Disney World tenían hijos menores de 18 años. “El mayor grupo demográfico para los parques temáticos como las películas”, dice Greenfield, “son los millennials”.

Además, escribe Greenfield, “el nuevo grupo demográfico de Disney son adultos que nunca han crecido propiamente y que, en cierto nivel, todavía se consideran niños”. Al igual que Peter Pan (el personaje de libro de cuentos que Disney ha capitalizado a lo largo de los años), los millennials y la generación Z se niegan, al menos en muchos aspectos, a crecer.

Se ha dicho que la nueva Disney, favorable al colectivo LGBTQ, tiene una agenda antifamiliar. Pero su agenda es más amplia y profunda de lo que la mayoría supone. No se trata simplemente de introducir más personajes y temas gays, lesbianas y trans en sus historias. Aunque eso es ciertamente una bofetada en la cara de las familias tradicionales, la agenda antifamiliar es más profunda que eso.

Las familias funcionales ayudan a los niños a crecer, mientras que la nueva Disney woke quiere que sigan siendo niños. Tradicionalmente, crecer significaba casarse, tener hijos y responsabilizarse de su cuidado y crecimiento. Para la mayoría de la gente, casarse y tener hijos era la principal forma de encontrar sentido y propósito en la vida.

La vida de un adulto se centra en gran medida en los demás; la vida de un niño se centra en gran medida en sí mismo. Por lo tanto, los adultos que “siguen pensando en sí mismos como niños” serán reacios a casarse, y aún más a tener hijos. Tener hijos limita en gran medida la capacidad de seguir siendo un niño.

Tal vez, el ejemplo clásico de la irresponsabilidad del hombre-niño sea Jean-Jacques Rousseau, el filósofo cuyas teorías sobre la educación de los niños siguen siendo influyentes hoy en día. He aquí un extracto de una carta que escribió a los cincuenta y cinco años:

“Me encanta soñar… sin esclavizarme a ningún tema… vagar a solas, sin cesar entre los árboles y las rocas que rodean mi morada, para reflexionar o más bien para ser tan irresponsable como me plazca… finalmente entregarme sin restricciones a mis fantasías… eso, señor, es para mí el disfrute supremo…”.

Sin embargo, el hombre que idealizó la infancia en sus escritos y que amaba abandonarse a “mis fantasías” también abandonó a sus cinco hijos en orfanatos nada más nacer. Los hijos huérfanos de Rousseau pagaron el precio de su falta de voluntad para crecer.

A pesar de su brillantez, Rousseau mantuvo durante toda su vida una preocupación adolescente por el yo. En pasajes típicos escribe: “¿Qué pueden tener en común tus miserias con las mías? Mi situación es única, inédita desde el principio de los tiempos… Muéstrame un hombre mejor que yo, un corazón más amoroso, más tierno, más sensible…”.

Desgraciadamente, nuestra propia sociedad está fomentando en los jóvenes un ensimismamiento similar. Tanto la industria del entretenimiento como el sistema educativo parecen empeñados en adoctrinar a los niños con la idea de que son personas muy especiales e incomprendidas por los padres y otras autoridades. En un artículo reciente, Ben Reinhard señala que en la mayoría de las películas recientes de Disney para niños, el niño “está condicionado a considerar cualquier restricción a su libertad de expresión como un ejercicio de tiranía, desarrollando un hábito de desconfianza hacia la autoridad, los límites y la tradición, especialmente de la variedad local y paterna”.

En resumen, las películas de Disney tienen el efecto de abrir una brecha entre los niños y sus padres (y otras autoridades como ministros y rabinos), dejándolos así más vulnerables a quienes se aprovechan de su inmadurez. Los padres tienen razón al preocuparse de que muchos en la industria del entretenimiento quieran sexualizar a sus hijos. Algunos lo hacen por motivos económicos y otros por otras razones. Pero, sean cuales sean los motivos, la industria del entretenimiento está preparando a los niños para que vivan una vida que la mayoría de los padres considerarían profundamente perturbadora.

Sin embargo, esa no es toda la historia. Hay otro sentido en el que los niños están siendo desexualizados por las escuelas y los medios de entretenimiento.

Si buscas la definición de la palabra “sexo” (y será mejor que la busques pronto antes de que los diccionarios se vuelvan “woke”) encontrarás que la definición principal es algo así: “la división femenina o masculina de las especies, especialmente en lo que se refiere a la función reproductora”, (The Free Dictionary).

El sexo, en resumen, tiene que ver principalmente con la reproducción, y la reproducción requiere un macho y una hembra. La continuación de la vida en la tierra depende, por tanto, de que haya hombres y mujeres que se interesen por reproducirse. La mayoría de las sociedades a lo largo de la historia también han llegado a la conclusión de que la mejor manera de traer hijos al mundo es dentro de la institución del matrimonio.

Pero, en general, las personas del colectivo LGBTQ no están interesadas en reproducirse. Un artículo de PEW Research de 2019 informa de que solo alrededor del 10,2 % de los estadounidenses LGBT están casados con una pareja del mismo sexo, una cifra que se ha mantenido bastante constante desde la decisión de 2015 en el caso Obergefell v. Hodges, que legalizó el matrimonio gay. A pesar de toda la publicidad sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, las lesbianas y los gays parecen tener relativamente poco interés en casarse.

Además, los encuestados LGBT tenían poco interés en tener hijos. Cuando se les pidió que clasificaran las razones para casarse, solo el 28 % de los estadounidenses LGBT citaron “tener hijos” como una “razón muy importante” para casarse, frente al 49 % del público en general.

Aunque los medios de comunicación nos quieren hacer creer que Pete Buttigieg, su “cónyuge” y sus hijos son la norma para los homosexuales, la realidad es muy diferente. La fidelidad y la exclusividad son la excepción, la infidelidad y la inestabilidad son la norma. Según la encuesta Sex in America “las parejas heterosexuales tenían 41 veces más probabilidades de ser monógamas que las homosexuales”. Después de revisar la literatura de investigación sobre el alto índice de promiscuidad entre los homosexuales, estén o no “casados”, Robert R. Reilly concluyó que “la naturaleza del amor entre homosexuales no es conyugal”.

Se piense o no que el matrimonio entre personas del mismo sexo debería ser legal, debería ser obvio que tales uniones no son propicias para traer niños al mundo. Por su propia naturaleza, las uniones entre personas del mismo sexo no dan lugar a niños. Por supuesto, se puede contratar a una madre de alquiler para que sustituya al progenitor del sexo opuesto que falta, pero eso crea sus propios problemas. Los defensores de las familias LGBT hablan mucho del sufrimiento de los niños a los que se les hace sentir diferentes, pero parecen despreocuparse de las dificultades a las que se enfrentarán los hijos de las parejas del mismo sexo precisamente por la naturaleza no convencional de su educación. Las investigaciones sugieren que los hijos de estos matrimonios no salen tan bien parados como los de las familias tradicionales de madre y padre. Entre otros problemas, tienen dificultades para establecer relaciones estables.

En cuanto a los transexuales, el fenómeno es tan nuevo que no se ha hecho mucha investigación a largo plazo sobre el matrimonio y la formación de la familia. Sin embargo, un efecto secundario de la transición que es bien conocido es que los tratamientos hormonales que se emplean en el proceso a menudo dan lugar a una esterilización permanente, con lo que se elimina la posibilidad de que el niño o el adolescente se reproduzca alguna vez.

No conozco el porcentaje real de jóvenes trans que acaban siendo estériles, pero creo que la esterilidad es una metáfora adecuada para todo el movimiento LGBT. En lugar de un saludable olvido de sí mismo, el movimiento fomenta una malsana autopreocupación. Anima a la gente a encontrar el sentido no en el matrimonio y los hijos, sino en el tipo de autoexploración incesante que se permitía Rosseau. Rousseau no era estéril, pero bien podría haberlo sido. No le interesaban las generaciones futuras más allá del deseo de que reconocieran su genio. Y al igual que los adultos criados en Disney que describe Greenfield, parece que se consideraba a sí mismo como un niño. En su filosofía política deja muy claro que el Estado debería liberar a los padres de la responsabilidad de criar a los hijos.

Los padres tienen razón al pensar que Disney y otros conglomerados mediáticos, junto con muchos educadores, son antipadre y antifamilia. Pero la sexualización de los niños es solo una parte del panorama. La élite del woke no sólo está preparando a los niños para que acepten formas antinaturales de sexualidad, sino que también los está apartando de la paternidad y la maternidad. La élite, en otras palabras, desea conducir a los niños a una vida de infancia perpetua, una vida centrada en el entretenimiento y el consumismo y en la obediencia al Estado paterno y a la corporación paterna.

Los individuos así preparados pueden pensar que se han emancipado de los grilletes de la familia y la tradición, pero en realidad están más limitados que nunca. Mientras sigan representando fantasías adolescentes de evasión, se habrán perdido una de las grandes aventuras que ofrece la vida. Para la mayoría de las personas, el hogar es el área de la vida en la que se pondrán más a prueba y serán más propensos a encontrar la realización personal.

Disney y otras empresas de entretenimiento presentaron en su día esta visión de la vida en historias como Old Yeller, Sounder, La pequeña casa de la pradera, Los Walton, Qué bello es vivir, El león, La bruja y el armario (que fue coproducida y codistribuida por Disney) y muchas otras.

En lugar de este objetivo vital difícil, pero alcanzable, las fábricas de sueños ofrecen ahora sueños imposibles a los niños impresionables: que pueden elegir entre docenas de géneros, que pueden convertirse en el sexo opuesto, que un matrimonio homosexual es equivalente a un matrimonio entre un hombre y una mujer, etc.

Muchas de las fantasías con las que se alimenta a los niños son realmente sueños imposibles. Son irrealizables porque son irreales. En lugar de ayudar a los jóvenes a enfrentarse a la realidad, le instan a evitarla, a negar la realidad de su cuerpo, su biología y su fisiología. Debido a que estas fantasías están tan fuera de sintonía con las leyes físicas, la ley natural y la ley divina claramente establecida, casi invariablemente terminan en frustración y decepción.

Los niños y sus padres merecen algo mejor que esta imprudente manipulación de las mentes jóvenes.

En cuanto a los tejedores de historias en Nueva York y Hollywood, hay algunas viejas historias que deberían revisar. Me viene a la mente “El flautista de Hamelín”. Y también la parábola de los lobos con piel de cordero. Para los que prefieren una lectura más “atrevida”, recomiendo encarecidamente el Infierno de Dante.

Promo Unored

Tenemos todo lo que necesita

Beneficios increibles

Activación en menos de 24 hrs
Transmita en vivo en diferentes canales como Web, Facebook, Youtube y móvil.
¡Transmita desde la nube! Ofrecemos servicios virtuales en la nube para que transmita sin necesdad de tener sus propios equipos.
Más información
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Email
Suscribete
Notificar de
guest

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios