Médicos misioneros dicen que sienten «la presencia de Dios» durante cirugías
Médicos misioneros dicen que sienten «la presencia de Dios» durante cirugías

Médicos misioneros dicen que sienten «la presencia de Dios» durante cirugías

Un equipo de médicos especializados en cirugía ortopédica de la Misión Médica Mundial viajó a Burundi para atender gratuitamente a pacientes de escasos recursos económicos.

Burundi, uno de los dos países más pobres de África, tiene solo 300 médicos para 11 millones de habitantes. La falta de atención médica ha resultado en años de sufrimiento para Amié Fleury, de 9 años, que padece la enfermedad de Blount, que se caracteriza por la deformación de las piernas.

Su padre, un pastor y evangelista llamado Michel Ntamubano, se enteró de que un equipo de cirugía ortopédica fue enviado a Burundi por Samaritan’s Purse, una organización presidida por el evangelista Franklin Graham. Tomó tres horas subiendo las montañas hasta el Hospital Kibuye Hope.

El doctor Dan Galata declaró que la situación del niño era el caso más grave de la enfermedad que había visto y por eso oró para que Dios lo guiara en esa operación.

«Me relajé un poco cuando me di cuenta de que tenía que dejar que Dios trabajara con nuestras manos débiles, para responder a las oraciones de tantos creyentes», dijo el médico después de enterarse de que toda la iglesia estaba orando por esa cirugía.

El Dr. Galat y el Dr. Ted John trabajan juntos, y después de horas de cirugía, lograron enderezar las piernas de Amie. El período postoperatorio requería que el niño estuviera enyesado durante meses y después de ese período podía caminar y correr normalmente.

«Hay momentos en la sala de operaciones en que podemos sentir la presencia de Dios con nosotros, y ese fue uno de esos momentos», dijo Galat.

“La fijación de las piernas torcidas de Amie requirió múltiples cortes en múltiples planos para realinear y luego estabilizar los huesos, todo sin el beneficio de ninguna imagen intraoperatoria (no hay C-ARM disponible de Kibuye). Pero después de terminar el caso, me sorprendió gratamente la apariencia normal de las piernas. Ted John y yo apretamos los puños cuando todos en la sala sentimos que estábamos en tierra santa. Hicimos una oración de sanidad y protección por Amie y lo llevamos de regreso con su padre”., dijo el médico.

El pastor Ntamubano entiende que los médicos eran ángeles enviados por Dios para traer sanidad a su hijo.

«Hubo una gran alegría en toda mi familia y en la iglesia también».

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.