Tony Perkins: La Iglesia en una cultura de conflicto.
Tony Perkins: La Iglesia en una cultura de conflicto.

Tony Perkins: La Iglesia en una cultura de conflicto.

A raíz de las rencorosas elecciones de noviembre pasado, que una vez más revelaron las fallas en Estados Unidos, ahora tenemos un gobierno dividido en líneas políticas e ideológicas. Muchos temen que la acritud y la división solo aumenten, lo que hace que algunos retrocedan en silencio para evitar conflictos y críticas.

¿Cómo debemos responder? Ganar o perder, en calma o en conflicto, la respuesta de un cristiano a los eventos mundiales, incluidas las elecciones, sigue siendo la misma. Debemos enfocarnos en nuestra misión y nuestro llamado, parte de la cual es influir en el mundo que nos rodea. Resumimos ese llamado en un desafío para la última elección: orar, votar y estar de pie. Ora por el gobierno, vota tus valores bíblicos y defiende esas verdades que sabemos son la base de la grandeza de Estados Unidos.

“Con demasiada frecuencia, recurrimos a nuestro liderazgo político en Washington o en nuestros capiteles estatales para proporcionar liderazgo en el ámbito espiritual y moral cuando es la iglesia la que debe tomar la iniciativa”.
Incluso con un gobierno dividido, tenemos muchas grandes oportunidades. No olvidemos lo que ha sucedido en los últimos dos años bajo la administración de Trump, en el que hemos visto un restablecimiento, una restauración y un reavivamiento de la Primera Enmienda. Hemos visto cómo la libertad religiosa, tanto a nivel nacional como en nuestra política exterior, se ha convertido en una prioridad absoluta.

Tenga en cuenta que estos logros no se lograron a través del esfuerzo del Congreso, sino que se lograron a través del uso de la autoridad ejecutiva por parte de la administración de Trump, y no hay razón para que esta restauración no deba continuar.

Está claro por la violencia que hemos visto, por las turbas, los disparos a miembros del Congreso y el hostigamiento a funcionarios de la administración y otros en la vida pública, que el rencor va a aumentar. Los gigantes de las redes sociales están escogiendo ganadores y perdedores, bloqueando a los que se oponen. Las personas se sienten preocupadas por sus carreras, por el futuro de sus hijos y, en algunos casos, por su seguridad. Y como lo ilustraron las audiencias del otoño pasado para el juez Brett Kavanaugh, los progresistas están dispuestos a hacer todo lo posible para destruir las vidas de quienes no están de acuerdo con ellos.

Estamos agradecidos por aquellos líderes políticos que sí se ponen de pie, y debemos orar por ellos. Pero recordemos que la responsabilidad de hablar en apoyo y defensa de las verdades eternas es, en primer lugar, responsabilidad de la iglesia, el Cuerpo de Cristo.

Una prominente figura política me preguntó hace unos años: “Tony, ¿por qué los predicadores quieren que vaya a la televisión y hable sobre temas sobre los que no predicarán desde sus púlpitos?”. Gran pregunta. Con demasiada frecuencia, recurrimos a nuestro liderazgo político en Washington o en nuestros capiteles estatales para proporcionar liderazgo en el ámbito espiritual y moral cuando es la iglesia la que debe tomar la iniciativa.

Mi mayor preocupación
Lo que más me preocupa hoy en día es la falta de coraje para defender y defender lo que sabemos que es correcto y verdadero. El miedo ha paralizado y silenciado a demasiados cristianos. El antídoto para este temor es la confianza absoluta en el Señor.

Considera las palabras del salmista: “Siempre que tenga miedo, confiaré en ti. … En Dios he puesto mi confianza; No temeré. ¿Qué puede hacerme la carne? ”(Salmo 56: 3-4).

El miedo nos paraliza, mientras que la fe y la confianza nos impulsan hacia adelante.

Como Pablo instruyó a los cristianos que vivían en una cultura muy pagana en Corinto, debemos centrarnos en la raza que tenemos ante nosotros; Debemos mantener nuestros ojos en el premio. No podemos permitir que la acritud y la creciente división cultural nos distraigan. Ciertamente, no nos gusta y no debemos fomentarlo. Pero no debemos dejar que nos distraiga.

Cuando considera que aquellos que se oponen al presidente Trump ahora tienen el control de la Cámara y que un medio hostil los ayudará, gran parte de lo que sucederá en los próximos dos años entrará en la categoría de distracción. Si nos distraemos, perderemos la oportunidad que tenemos ante nosotros.

CONSECUENCIAS DEL TRIBUNAL

Ninguno de los temas prioritarios para la comunidad evangélica —la libertad religiosa, la santidad de la vida humana y la santidad del matrimonio— fueron decididos por el Congreso. El Congreso no sacó la oración de nuestras escuelas. El Congreso no eliminó la lectura de la Biblia. El Congreso no fue la entidad que dijo que los Diez Mandamientos no podían publicarse en las paredes de nuestras aulas o salas de audiencias. No fue el Congreso el que nos dio el aborto a pedido o el matrimonio entre personas del mismo sexo. Los tribunales forzaron esas decisiones sobre América.

Hemos visto un cambio histórico en los últimos dos años después de haber pasado más de seis décadas con un Tribunal Supremo activista que asumió estos temas que no deberían haber sido controlados por ellos. Ahora nos estamos moviendo a un tribunal superior que está atado por y anclado a la Constitución. Somos parte de algo que tendrá un impacto en nuestra nación para las generaciones venideras.

MANTENTE EN PIE

El hecho de que este no sea un año electoral importante no significa que nuestro trabajo esté terminado. Hay una tendencia entre los cristianos a tener lo que yo llamo una mentalidad minuciosa. Estoy recordando la época de nuestros Padres Fundadores, cuando los ciudadanos soldados hicieron su verdadero trabajo en los campos, pero respondieron a un llamado a la batalla cuando fue necesario. Podemos pensar que nuestro “trabajo real” es arar, cosechar, trabajar, criar una familia, y de repente hay una llamada. Hay una elección. Hay una crisis. Y cuando se termina, podemos volver a la vida como siempre. Pensé así durante años.

“Como Jesús, debemos tratar los asuntos de nuestro Padre Celestial hasta que Él regrese. Ese negocio es ser sal y luz. Es para impregnar la cultura ”.
Pero nuestro compromiso con la cultura más amplia, nuestra responsabilidad de ser livianos en un mundo espiritual y moralmente oscuro, es parte de nuestro llamado, es nuestro verdadero trabajo. Como Jesús, debemos tratar los asuntos de nuestro Padre Celestial hasta que Él regrese. Ese negocio es ser sal y luz. Es impregnar la cultura.

Entonces, ¿qué sigue? Continuamos orando: por nuestro país, por nuestro gobierno, por nuestros líderes, aquellos con quienes estamos de acuerdo, aquellos que no, por nuestras comunidades y por las personas en nuestras vidas. Continuamos sirviendo a los más pequeños, sin inmutarse por las muchas distracciones de quienes rechazan nuestra visión del mundo. Y nos mantenemos firmes en defensa del evangelio de Jesucristo.

Si queremos que los líderes políticos sigan la verdad, debemos vivir esa verdad y defenderla. Eso no significa que tengamos un chip de Jesús en nuestro hombro esperando que alguien se caiga, pero tampoco ocultamos nuestra luz, no retrocedemos hacia las sombras de la sociedad, ni nos quedamos callados en la cara De la oposición o la intimidación.

Ya sea en el lugar de trabajo, en el campus de la escuela, en el ámbito político, donde sea que esté, debemos defender la verdad. Ya sea que se reciba con gratitud y alegría o se rechace con una oposición viciosa, no importa. Como tenemos el coraje de defender esa verdad, pronto descubriremos que no estamos solos, ya que el coraje genera coraje y recordamos que Jesús promete estar con nosotros siempre, hasta el final de la era.

 

 

 

http://billygraham.org

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.