Trump exhorta a usar el poder de la oración para poner fin a la violencia
Trump exhorta a usar el poder de la oración para poner fin a la violencia

Trump exhorta a usar el poder de la oración para poner fin a la violencia

Destacados líderes evangélicos se reunieron con el presidente en la Casa Blanca previo al Día Nacional de Oración.

Unas cien personas (líderes religiosos, funcionarios de la administración de Trump y sus invitados) celebraron el “poder de la oración” en la Casa Blanca el miércoles por la noche antes del día reservado anualmente para que los estadounidenses de todas las creencias oren por agradecimiento y guianza.

“Estados Unidos será siempre una nación que cree, y ciertamente creemos – más que nadie – en el poder de la oración”, declaró el presidente Donald Trump en el comedor estatal, antes de continuar con una floritura sin guión: “Es lo más poderoso que existe”.

En sus comentarios iniciales que precedieron al Día Nacional de Oración, el presidente dio la bienvenida a representantes de varias religiones, incluidos cristianos, musulmanes, judíos, sikhs e hindúes.

“Esta noche partimos el pan juntos por nuestro amor a Dios, y renovamos nuestra determinación de proteger la sagrada libertad religiosa, todos nosotros”, dijo el presidente.

El presidente también reconoció los recientes ataques por motivos religiosos tanto en Estados Unidos como en el extranjero.

“Todos los que estamos en esta sala enviamos nuestro amor y nuestras oraciones a los judíos estadounidenses heridos en el tiroteo de Chabad of Poway en California”, dijo. “Y nuestros corazones se rompen por la vida de Laurie Gilbert-Kaye, que nos arrebatada de una manera tan vil”.

“Nos lamentamos por los cristianos asesinados en Sri Lanka el domingo de Pascua y lloramos por los musulmanes asesinados en sus mezquitas en Nueva Zelanda”, agregó. “Aquí en casa, también recordamos las tres históricas iglesias negras quemadas recientemente en Louisiana y el horrible tiroteo en la Sinagoga Árbol de Vida en Pittsburgh”.

La sala llena de personal y simpatizantes de las políticas de libertad religiosa de Trump aplaudió cuando el mandatario llamó a poner fin a la violencia y el terrorismo contra personas de todas las creencias.

Muchos conocidos líderes cristianos evangélicos asistieron a la cena en la Casa Blanca. Quizás fueron los más entusiastas y saludaron calurosamente al presidente cuando él y la Primera Dama Melania Trump entraron mano a mano a la sala.

Algunos de ellos incluyeron a Kenneth y Gloria Copeland, James y Shirley Dobson, Jentzen Franklin, Jerry Falwell, Jr., Franklin Graham, Mike Huckabee, Robert Jeffress, Alveda King, Johnnie Moore, Ralph Reed y Paula White.

El evento del miércoles fue el inicio del Día Nacional de Oración, que se celebra el primer jueves de mayo de cada año según una ley aprobada por el Congreso en 1988.

La semana pasada, Trump emitió una proclama presidencial en honor al evento, escribiendo: “En este Día Nacional de Oración, los estadounidenses se reúnen una vez más para dar gracias a Dios Todopoderoso por las abundantes bendiciones que ha otorgado a nuestra gran nación y pedir Su consejo infalible. Reconocemos que dependemos del amor de Dios para guiar a nuestras familias, comunidades y a nuestro país lejos del daño y hacia la abundancia y la paz”.

La honrada tradición de oración de nuestra nación nos ha sostenido y fortalecido nuestra confianza en que Dios continuará velando y acompañándonos en los mejores momentos y en las horas más oscuras. Que, como estadounidenses, nunca olvidemos el poder de la oración y la grandeza de nuestro Creador. En este Día Nacional de Oración, que cada uno de nosotros, de acuerdo con nuestras propias creencias, recurramos a Dios por Su guía y expresemos nuestra gratitud por el amor y la gracia que Él otorga a nuestro país”, se lee en el anuncio.

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.