Tiroteos en Nueva Zelanda: ¿qué deberían hacer las redes sociales ante mensajes de odio?
Tiroteos en Nueva Zelanda: ¿qué deberían hacer las redes sociales ante mensajes de odio?

Tiroteos en Nueva Zelanda: ¿qué deberían hacer las redes sociales ante mensajes de odio?

Mientras abría fuego de manera indiscriminada contra cientos de personas, lo retransmitía en vivo para todo el planeta a través de Facebook.

Brenton Tarrant fue acusado formalmente de asesinato este sábado como principal sospechoso de cometer los tiroteos masivos en dos mezquitas de Christchurch (Nueva Zelanda) que dejaron al menos 50 muertos.

El australiano de 28 años había sido identificado previamente como la persona que transmitiópor redes sociales 17 minutos de video sobre el ataque en la mezquita de Al Noor a través de una cámara colocada en su cabeza.

Lo que siguió fue una carrera contrarreloj para que las plataformas eliminaran cuanto antes dichas imágenes, ya que fueron compartidas y difundidas ampliamente tras los ataques.

Y, a través de las redes sociales, llegó a las portadas de algunos de los sitios web de noticias más importantes del mundo como imágenes, GIFs e incluso el video completo.

Una vez más, esta situación puso de relieve el modo en que sitios como Twitter, Facebook, YouTube y Reddit intentan (sin éxito)gestionar econtenido de extrema derecha existente en sus plataformas.

Brenton Tarrant
Brenton Tarrant transmitió en vivo por Facebook el ataque en la mezquita de Al Noor.

A medida que el video continuaba difundiéndose, algunos usuarios publicaron mensajes pidiendo a que se dejara de compartir.

Eso es lo que el terrorista quería”, señalaron algunos.

¿Qué se compartió?

El video, que muestra una visión en primera persona de los asesinatos, se difundió ampliamente en redes.

  • Unos 10-20 minutos antes del ataque en Nueva Zelanda, alguien escribió en la sección /pol/ de 8chan, un foro de discusión con imágenes muy popular entre los simpatizantes del grupo ultraderechista Alt-Right. La publicación incluía un enlace al perfil de Facebook del sospechoso, donde anunciaba que estaría transmitiendo en vivo y publicó un documento con mensajes de odio.
  • El documento, como señala el analista del sitio web Bellingcat, Robert Evans, está repleto de “enormes cantidades de contenido, la mayoría irónico y de troleo de baja calidad” y memes para distraer y confundir a la gente.
  • El sospechoso también se refirió a un meme durante su retransmisión en vivo. Antes de abrir fuego, gritó “Suscríbete a PewDiePie”, refiriéndose a un meme que fue creado para mantener a la estrella de YouTube como el canal de la plataforma con mayor número de suscriptores. PewDiePie estuvo envuelto en una polémica por comentarios racistas en el pasado, por lo que algunos creen que el atacante sabía que mencionando su nombre podría provocar una reacción online. PewDiePie dijo después en Twitter que se sentía “asqueado porque esta persona haya utilizado mi nombre”.
  • Los ataques fueron retransmitidos en vivo en Facebook y, pese a que el video original fue eliminado, se replicó rápidamente y se difundió en otras plataformas como Twitter y YouTube.
  • Algunos usuarios siguen informando que el video puede aún verse en internet, pese a que las redes están actuando con bastante rapidez para eliminar el original y las copias, que se siguen publicando en YouTube más rápido de lo que la plataforma puede eliminarlas.
  • Varios medios australianos emitieron algunas de las imágenes del video del tiroteo, al igual que algunos importantes periódicos de todo el mundo.
  • Ryan Mac, reportero de tecnología de BuzzFeed, creó una línea de tiempo para mostrar dónde había podido ver el video, incluido en una cuenta verificada de Twitter con 694.000 seguidores donde, según denunció, estuvo visible durante dos horas.

¿Cuáles fueron las reacciones?

Si bien muchas personas descargaron y compartieron el polémico video en la red, otras mostraron su malestar y pidieron a los internautas no solo que no lo difundan, sino que ni siquiera lo vean.

Omar Suleiman@omarsuleiman504

Please don’t circulate the video of the terrorist gunning down our brothers and sisters. That’s what he wanted. #NewZealand33,3 mil22:54 – 14 mar. 2019Información y privacidad de Twitter Ads19,3 mil personas están hablando de esto

“Por favor, no circules el video del terrorista disparando contra nuestros hermanos y hermanas. Eso es lo que él quería“, escribió Omar Suleiman, presidente del Instituto Yaqeen de Investigación Islámica basado en Texas, Estados Unidos.

Mucha gente se mostró particularmente enfadada con los medios de comunicación que publicaron las imágenes.

El presentador de noticias del británico Canal 4, Krishnan Guru-Murthy, por ejemplo, nombró específicamente dos sitios web de periódicos ingleses y los acusó de descender a “un nuevo punto bajo en el clickbait” (la técnica para lograr mayor número de clicks en internet a través de titulares o contenidos sensacionalistas o confusos).

El reportero de Buzzfeed Mark Di Stefano también aseguró que el sitio MailOnline había permitido a los lectores descargar el “manifiesto” de 74 páginas del atacante. Más tarde, el sitio web eliminó el documento y publicó una declaración asegurando que había sido “un error”.

El editor del periódico británico Daily Mirror, Lloyd Embley, también tuiteó que habían eliminado las imágenes y que su publicación no estaba “en línea con nuestra política sobre videos de propaganda terrorista”.

¿Cómo respondieron las compañías de redes sociales?

Todas las empresas de redes sociales enviaron sus más sinceras condolencias a las víctimas de los tiroteos, reiterando que actúan lo más rápido posible para eliminar contenido inapropiado de sus plataformas.

“La policía nos alertó sobre un video en Facebook poco después de que comenzara la transmisión en vivo y eliminamos rápidamente el video y las cuentas de Facebook e Instagram del atacante”, declaró la compañía de Mark Zuckerberg.

“También estamos eliminando cualquier elogio o apoyo hacia el crimen y el atacante o atacantes tan pronto como tenemos conocimiento”, agregó.

“Nuestros corazones están destrozados por la terrible tragedia de hoy en Nueva Zelanda. Por favor, sepan que estamos trabajando y vigilando de cerca para eliminar cualquier video violento”, publicó YouTube.

En cuanto a lo que han hecho anteriormente para combatir la amenaza de la extrema derecha, el enfoque de las compañías de medios sociales ha sido complejo

Twitter actuó para eliminar las cuentas de Alt-Right en diciembre de 2017. Antes, eliminó y después restableció la cuenta de Richard Spencer, un nacionalista blanco estadounidense que popularizó el término “derecha alternativa”.

Facebook, que suspendió la cuenta de Spencer en abril de 2018, admitió entonces que era difícil distinguir entre lo que era un discurso de odio y un discurso político legítimo.

Fuente: BBC News.com

Entradas Relacionadas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.